Guardiola: “Marcamos a través de la presión”

”Gabriel ha sido el hombre de la eliminatoria”, dijo Pep Guardiola. “En el Bernabéu nos hizo un gol y provocó el penalti del otro; y aquí dio una asistencia en el primero y metió el segundo”.

El entrenador del Manchester City se presentó ante la cámara de Movistar muy sereno, sonriente, relajado tras el 4-2 global obtenido ante el Madrid. Le preguntaron por De Bruyne, el gran líder de su equipo, y tras una respuesta más o menos lacónica destacó a Gabriel Jesus. Técnicamente el menos dotado de sus atacantes, a juicio del entrenador —y según los números—, el hombre más decisivo de una eliminatoria que tuvo menos voltaje del previsto y por causa de la pandemia de coronavirus acabó disputándose sin público en Mánchester, cosa que el Madrid tampoco supo aprovechar.

“De Bruyne ha estado muy bien”, dijo Guardiola. “En la primera parte le ha costado. Pero él es extraordinario cuando puede correr con espacios”.

Dos cuestiones destacó Guardiola de forma más o menos críptica: que el Madrid descuidó la marca del mejor administrador del juego del City y que no le gustó la primera parte. El técnico lo achacó a que sus jugadores pusieron “el freno de mano”. Suele ocurrirle al City desde el año pasado. En lugar de acelerar, pierde ritmo. Tras marcar el 1-0 se dedicó a especular y, sin pretenderlo, oxigenó al Madrid.

“En la segunda parte hemos estado mejor que ellos”, observó Guardiola. “Lo que más me preocupaba era aguantar los malos momentos, que serían inevitables. Porque cuando estás enfrente de este equipo te das cuenta del empaque que tienen, de que saben jugar estos partidos como nadie. Sabíamos lo que iba a pasar y sin darnos cuenta pusimos el freno de mano. Y así, los tres del medio [Kroos, Casemiro y Modric] son muy buenos y Benzema es una cosa… La segunda parte hemos estado muy bien. Pero curiosamente no hemos marcado en las ocasiones muy buenas que hemos creado, sino a través de la presión. El fútbol a veces te da eso”.

Guardiola radiografió el partido y su veredicto fue un reconocimiento de que algo no funciona como él quiere cuando dijo que su City, construido para dominar a todos los rivales mediante el control de la pelota, solo pudo doblegar al Madrid en el marcador cuando no la tuvo.

Las cuestiones climatológicas pudieron ser un factor en esa falta de energía que percibió en sus jugadores. “Hacía mucha humedad; los jugadores de aquí sufren mucho con esto”, dijo. “Pero estamos muy contentos en general. Hemos eliminado al que fue tres veces consecutivas campeón de Europa. Considerando nuestro club, que no tiene peso en Europa, nos da mucha alegría poder ir a Lisboa a ver qué podemos hacer”

El técnico catalán, que al terminar el partido charló un rato con Zidane, al que aprecia mucho —”ojalá podamos quedar a cenar con las familias”, dijo—, se mostró modesto ante las perspectivas del City. “En general hemos estado bien”, concluyó. “Las cosas malas que hemos hecho es porque el rival es muy bueno. Nos marcaban mano a mano y nos obligaban a tirarla larga. En la primera parte nuestros extremos estaban muy cerrados y nos encontramos con mucha gente recibiendo de espaldas. En la segunda parte cuando jugamos con los extremos más abiertos nos encontramos más cómodos”.

Leave a Reply