Trabajo tumba el ERTE de Ryanair para los empleados despedidos que tuvo que readmitir

Aviones de Ryanair en el aeropuerto de Girona.
Aviones de Ryanair en el aeropuerto de Girona.

Ryanair ha vuelto a tropezar con las autoridades españolas en sus ajustes laborales. En abril la Audiencia Nacional anuló el despido colectivo de 224 empleados. La reacción de la aerolínea fue incluir a 194 de ellos en un ERTE por fuerza mayor provocado por la covid-19. Pero también aquí sus planes han salido mal. La autoridad laboral, en este caso el Ministerio de Trabajo, con el informe preceptivo de la Inspección de Trabajo ha anulado esta decisión en base al recurso presentado por el sindicato USO, según informaron a EL PAÍS varias fuentes conocedoras del expediente.

La Audiencia Nacional falló contra Ryanair anulando el despido de 224 trabajadores que estaban en las bases que la aerolínea tenía y que iba a cerrar en Tenerife, Lanzarote, Gran Canaria y Girona. La sentencia obligaba a la aerolínea a readmitir a los trabajadores de forma inmediata “en el trabajo efectivo de su empresa, en las mismas condiciones de trabajo en que venían desempeñando sus servicios antes del despido colectivo y con abono inmediato de los salarios dejados de percibir desde la extinción del contrato”.

Ryanair, como suele hacer, no recurrió el fallo al Tribunal Supremo y optó por readmitir a los trabajadores. . No obstante, inmediatamente aplicó un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) por fuerza mayor como consecuencia de la pandemia, y lo hizo con efectos retroactivos desde que puso en marcha la medida. La autoridad laboral, en principio, aprobó el ERTE por silencio administrativo, algo habitual en estos meses debido a la avalancha de expedientes recibidos.

Sin embargo, esta decisión fue recurrida por USO en un recurso de alzada. El sindicato también presentó una demanda contra la medida en la Audiencia Nacional que está pendiente de juicio. En principio, la fecha señalada es el 24 de septiembre. El argumento de USO, que ha sido atendido por la Inspección de Trabajo, es que al presentar un expediente con efectos retroactivos desde el 15 de marzo, la aerolínea en realidad buscaba simular una readmisión para ahorrarse los salarios de tramitación, esto es, los sueldos que debería haber percibido el trabajador desde que fue despedido hasta el juzgado falla en su favor. Lo mismo interpreta la Inspección de Trabajo, que ha hecho suyos los argumentos del recurso sindical.

Desde USO, el secretario general de la sección sindical en la aerolínea, Gustavo Silva, se muestra satisfecho con la decisión de Trabajo. La empresa, por su parte, dice no haber recibido “ninguna denegación del ERTE”.

Leave a Reply