Sergi Roberto: “Para ganar hay que sufrir y correr”

Tras descabalgarse de la Liga, el Barça se cambió de traje para afrontar la Champions, vestido de un equipo que asumió menos riesgos y que sobre todo defendió en bloque, menos estirado y un poco más replegado. Fue más solidario en lo defensivo y menos agresivo en el ataque, por más que Messi se salió con la suya como casi siempre. “Buscábamos dar este primer paso y aguardar al resto de partidos con la ilusión que le hemos puesto a este”, señaló el técnico azulgrana, Quique Setién. “Era lo que queríamos. Hace dos semanas que veníamos preparando el partido, sabiendo la dificultad del rival. Se pasó, se avanza y ahora a aprovechar estos días para pensar en el próximo rival”, resumió Suárez. Será el Bayern, el próximo viernes en Lisboa, en los cuartos de final de la Champions.

Advirtió Messi al perder la Liga que no podía ser que el equipo se activara solo tras encajar un gol, una falta de actitud general. También solicitó, brazalete de capitán en mano, que se tomaran aire y tiempo para reflexionar en el descanso para volver a por la Champions. Parece que funcionó. Ver cómo celebró Leo su diana o el abrazo que recibió de Lenglet tras su tanto indican que el equipo está concienciado; y ver cómo se juntaron en defensa cuando lo normal era que se partiera en dos, evidencia la supuesta mejora. Incluso sabiendo que el Nápoles (52%) tuvo más posesión que el Barça (48%). “Este equipo no es el de hace años, no hace la presión que hacían, con tanta vehemencia. Mi sensación es que el Barcelona no está muy bien. Por eso creo que el planteamiento correcto para un equipo así es que hay que mantener la posesión del balón”, expuso Gattuso. Lo consiguió. Pero no el triunfo. “Los 19 días que el Barça no ha jugado les ha ayudado a ellos. No cambiaría mi planteamiento. Estos rivales son campeones”, respondió el técnico del Nápoles sin quitarle méritos al Barça, siempre competitivo como pocos.

Más conformes y con tono bajo estaban en el Barça. “El rival generó, pero convertimos primero y llevamos muy bien el partido. Sabíamos que presionarían en el segundo tiempo pero lo manejamos con tranquilidad. Se hizo bien”, resolvió Suárez, práctico como el equipo sobre el tapete, por más que en el segundo acto el equipo no sumara disparo alguno a portería.

Trabajo en equipo que también destacó Sergi Roberto: “Ahora estoy cansado porque he corrido muchísimo. Son partidos de mucho nivel y para ganar hay que sufrir y correr y así lo hemos hecho. Nos hemos preparado y así hay que ir a Lisboa”. Le dio la razón Setién: “Es verdad que no nos gusta correr detrás del balón y que este Nápoles era un equipo complicado y difícil de enfrentar”. Aunque añadió: “Hemos tratado de ser consistentes cerca de nuestra área y creo que lo hemos hecho bien”. Tanto que Sergi Roberto llegó a aventurarse: “Con tres partidos seguidos se puede ser campeones de Europa. Confío en el equipo y, por qué no, en ganar la Champions”.

Momento de alivio para el Barcelona, que está en cuartos de final. El peor susto del encuentro lo dio Leo Messi, cuando sufrió una fuerte tarascada sobre un tobillo. Fue en una jugada en la que se llevó el balón por pillo, pues le ganó la posición a Koulibaly cuando iba a despejar el balón desde su área. Se adelantó La Pulga y la patada le tumbó —también al Nápoles porque supuso el gol de Suárez que ponía el 3-0— para poner el susto en el cuerpo del aficionado azulgrana. “Tiene un golpe muy fuerte. Pero supongo que no tendrá problemas”, señaló Setién.

Arthur, prohibido el paso

Arthur, que ya ha regresado de Brasil tras declararse unos días en rebeldía por cómo se ha gestionado su pase a la Juve y por dejar de contar para Setién, se quedó sin poder ver el partido en directo. Resulta que el brasileño acudió al estadio pero no estaba en la lista de personas que podían entrar. Guillermo Amor, director de relaciones institucionales del club, lo explicó antes de comenzar el encuentro: “Arthur no vino cuando debía hacerlo, no pasó el PCR con el club de la UEFA y está fuera de la lista de personas que podían estar en el estadio. Por eso no está aquí. Ya veremos qué pasa, pero lo que cuenta es el partido frente al Nápoles y después ya se hablará”.

Arthur ya sabía que tenía resultado negativo desde ayer por la mañana y así se lo comunicó al Barça, pero nadie del club le dijo que no podía ir al Camp Nou. Por lo que el centrocampista siguió con el hábito de ir al campo en día de partido. En esta ocasión, sin embargo, le prohibieron el paso. “¿Es irreconducible la situación con el jugador?”, le cuestionaron a Setién. “Ese tema ya está hablado”, respondió con cara de pocos amigos el técnico.

Leave a Reply