El PP recurre ante el Supremo el nombramiento de Delgado como fiscal general

La fiscal general del Estado, Dolores Delgado, el pasado julio.
La fiscal general del Estado, Dolores Delgado, el pasado julio.Emilio Naranjo / EFE

El PP ha solicitado a la sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Supremo que anule el nombramiento de Dolores Delgado como fiscal general del Estado al dudar de su idoneidad e imparcialidad para dirigir el ministerio público debido a su “inequívoca vinculación” con el Gobierno. Tras conocerse la designación de la exministra de Justicia, los populares ya anunciaron que recurrirían, pero el escrito de demanda no se ha presentado hasta finales de este mes de julio.

La formación conservadora pide que se invalide el real decreto por el que se nombró a Delgado. El PP considera que su “indiscutible militancia material/sustancial” en el PSOE, del que ha sido diputada hasta que dejó el escaño tras ser elegida fiscal general, la incapacita para el cargo. El partido liderado por Pablo Casado va incluso más allá y expone que esta designación “rememora” la Ley Orgánica del Estado de 1967 del régimen franquista, que otorgaba al fiscal general del Estado la función de “mero órgano de comunicación entre el Gobierno y la Administración de Justicia”.

Por ello, el PP cuestiona la designación de Delgado, a quien califica como la “longa manus” del Gobierno, al entender que el Ejecutivo “ha renunciado a garantizar la independencia del titular de la Jefatura Superior del Ministerio Fiscal” con el fin de “situar al ministerio público a su servicio, bajo su dependencia y con plena subordinación”. A lo largo de 79 páginas, la demanda presentada ante la Sala Tercera del Supremo, recuerda que el pasado 14 de enero Delgado fue propuesta por el Consejo de Ministros, “tan sólo dos días después de ser cesada” como ministra de Justicia y “el mismo día en que entregaba simbólicamente a su sucesor la cartera del referido ministerio”.

Para el PP, que recalca que siete vocales del Consejo General del Poder Judicial cuestionaron la idoneidad de Delgado, la coincidencia de fechas supone el “mayor desprecio por nuestra Carta Magna y la imparcialidad del ministerio fiscal que la misma consagra en su artículo 124.2”. Según añade el escrito, es también “pública y notoria su aversión” contra el principal partido de la oposición y, según este, así se ha podido ver en sus distintas intervenciones como diputada del PSOE y como ministra. El PP sostiene que la “ausencia de objetividad es palmaria” y que, por ello, le genera “indefensión e intranquilidad”.

Por otro lado, el escrito destaca que tampoco cumple el requisito de jurista de “reconocido prestigio”, uno de los “elementos reglados específicos” para ser fiscal general del Estado. Según explica, Delgado “es jurista con más de 15 años de servicios efectivos en la carrera fiscal”, si bien “su prestigio como jurista es ignoto”. El PP señala que el jurista que tiene prestigio es aquel que “genera respeto y confianza, no por su conducta personal o su situación social o su adscripción ideológica o por sus amistades, sino porque se ha ganado ese prestigio por su actividad jurídica de modo que es reconocido como tal en la sociedad y en particular, entre los juristas”. Sin embargo, en opinión de la formación política, el currículum de Delgado es “ramplón, de mínima entidad, de mínima cualificación más allá de exponer el cumplimiento efectivo”, por lo que insta a los magistrados del Supremo a revisar este expediente para que comprueben lo dicho.

Leave a Reply