La economía española es la más rezagada de los países ricos por la pandemia

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) constata que la economía española es de las que se está quedando más rezagada como consecuencia de la pandemia. Según los indicadores adelantados del organismo, España es la que registró una mayor caída en los datos de julio. Mientras que la media de los países industrializados se anotaba un repunte del 0,98%, la actividad en España retrocedía un 0,63%.

Era, además, de las pocas economías que caía. Eslovenia, Eslovaquia, México y Australia también cedían, pero mucho menos: 0,25%; 0,24%; 0,11% y 0,09%, respectivamente. Fuera de la OCDE, solo un país perdía algo más que España: Sudáfrica, un 0,96%.

Estos indicadores avanzados sirven para hacerse una idea de cuáles son las perspectivas sobre la economía y se elaboran con cifras de órdenes industriales, inventarios, parámetros financieros, encuestas de confianza, estadísticas de sectores importantes o cifras de socios comerciales. Y suelen anticipar el comportamiento de la economía unos seis o nueve meses antes. De esto se infiere que la actividad nacional se estaría quedando por debajo del resto de países, en los que por el contrario se percibe un cierto fortalecimiento, si bien todavía en niveles más bajos que antes de la pandemia del coronavirus. La institución señala que estos guarismos no deben tomarse como una medida, sino más bien como una señal del grado de vigor de la actividad y de hacia dónde va el ciclo económico. “Tratan de captar si hay un cambio de tendencia antes de que ocurra”, explica el organismo en su página web.

Otra señal muy preocupante es el nivel donde se ha situado la economía española. Para estos indicadores de la OCDE, los 100 puntos serían el equivalente a la tendencia media de crecimiento. España se encuentra ahora mismo en los 93,7 puntos, siete puntos por debajo de hace un año. De entre todos los países de los hay datos, los 33 de la OCDE más otras seis economías grandes, solo la República Checa y Eslovaquia se encuentran peor, con 92,7 puntos.

El Banco de España ya había apuntado en un estudio que la economía española tiene una composición sectorial que hacía que, para unas restricciones similares por la pandemia, su actividad cayese más que la del resto de la zona euro. Sobre todo por el mayor peso del turismo, la hostelería, las actividades de ocio y el transporte. La propia OCDE ya elaboró un informe en el que señaló que España es el país con una mayor proporción de puestos de trabajo que conllevan riesgo de contagio por coronavirus. El organismo estimaba que el 56% de los empleos requieren contacto físico o proximidad al público frente a una media de la OCDE ligeramente inferior al 50%. Si además se suma que, según los datos de Google y Apple, España es uno de los países que más limitó la movilidad, el resultado es el que empieza a vislumbrarse en las estadísticas de la OCDE: las perspectivas para la economía española son peores que para el resto.

Con datos hasta marzo, la OCDE también calculó que los españoles fueron los que más sufrieron en el primer trimestre del año el impacto económico de la pandemia. Su renta disponible per cápita disminuyó un 3,22% entre enero y marzo, la mayor caída de todas las computadas en la base de datos de países de la OCDE. Es más: en ese mismo periodo, la media de las familias de la OCDE incluso aumentó sus rentas un 0,1%. Este desplome en España era menor de lo que lo hacía la actividad gracias a las medidas de apoyo a las rentas como los ERTE. Los datos del primer trimestre incluían ya dos semanas de hibernación, pues el confinamiento empezó en España el 14 de marzo. Aunque en Italia los problemas por el virus comenzaron antes, sus rentas familiares solo perdieron un 1,8%. Quizás porque los confinamientos iniciales fueron solo en el norte del país y por tener una menor dependencia del turismo y el automóvil. La capacidad de teletrabajar también puede explicar parte de estas diferencias.

Leave a Reply