Traoré, una roca bañada en aceite contra el Sevilla

”Todo es posible en el Wolverhampton. Creo que podemos hacer historia en este equipo”. Fueron las palabras de Adama Traoré en una entrevista el pasado verano a los medios oficiales de los Wolves, el histórico equipo inglés que se mide este martes al Sevilla en los cuartos de final de la Liga Europa (21.00, Movistar Liga de Campeones). El extremo español, de 24 años, se ha convertido en uno de los referentes de un conjunto que ha finalizado en la séptima plaza de la Premier League.

Traoré, una auténtica bestia física, lleva disputados 53 partidos con los Wolves, 14 en esta edición de la Liga Europa que el conjunto inglés empezó a jugar el pasado 25 de julio de 2019, hace ya más de un año. Nacido en L’Hospitalet, de padres originarios de Malí, y formado en la cantera del Barcelona, Traoré ha encontrado este curso en el Wolves el equilibrio necesario para que su velocidad y potencia redunden en beneficio del equipo. Y también ha dado con la fórmula para que los defensas no contrarresten esa velocidad con agarrones: se aplica aceite infantil en los brazos antes de los partidos.

El extremo ha dejado atrás las lagunas tácticas que le impidieron ser un futbolista imparable cuando desembarcó en Inglaterra en 2015 en las filas del Aston Villa. “Es un jugador especial, único, con impacto en todos los partidos”, afirmó su entrenador, Nuno Espíritu Santo, poco antes de que su equipo derrotara al Aston Villa en la pasada Premier y cuando los rumores de su posible marcha al Liverpool eran continuos. Los hechos le dan la razón a Traoré. El extremo derecho, a veces reconvertido a carrilero por el entrenador portugués, ha marcado seis goles y ha dado 12 asistencias en los 53 partidos entre Liga Europa, Copa y Premier.

“Es un futbolista que ha confirmado este año todo lo bueno que fue apuntando el pasado, donde fue una revelación en el Wolves. Es un jugador muy conocido por nosotros de su estancia en el Barcelona y en los escalafones inferiores de la selección. En carrera es imparable y ha desarrollado un físico imponente en Inglaterra”, afirman en el Sevilla. Un club donde Monchi, en 2015, llegó a plantearse la posibilidad de fichar al futbolista, una petición expresa de Unai Emery, impactado por las actuaciones de Traoré en el filial del Barcelona en el curso 2014-15 (14 asistencias y tres goles, aunque el filial bajó a Segunda). El Barcelona hizo caja y lo vendió ese mismo verano por 10 millones de euros al Aston Villa. Una inversión que el Sevilla, que quería una cesión como la de Denis Suárez, no podía realizar.

Velocidad y desborde

“Velocidad, desborde y potencia son las cualidades básicas de Adama. Aunque es un futbolista que tiene también una buena técnica individual”, afirma Santi Denia, que lo entrenó en las categorías inferiores de la selección española, en concreto en los combinados sub-16 y sub-17. “Es un futbolista con la cultura del Barcelona que ha ido aprendiendo mucho con el paso de los años. Creo que su paso por el Middlesbrough a las órdenes de Karanka le vino muy bien. Puede que no sea muy regular, pero tiene esa velocidad que es letal en el fútbol actual”, prosigue Denia.

”Estoy seguro de que Lopetegui habrá preparado muy bien el partido para tener en cuenta a un futbolista como Traoré. Con el balón controlado y con espacios por delante es muy complicado de parar”, añade el actual entrenador de la selección sub-19 de España. “Tiene cualidades para jugar en la selección absoluta y siempre lo hemos tenido en las inferiores. Es ahora Luis Enrique el que tiene que decidir”, añade. Traoré fue convocado por el anterior seleccionador nacional, Robert Moreno, para los duelos ante Malta y Rumanía del pasado noviembre de 2019 clasificatorios para la Eurocopa. Traoré no acudió finalmente a la cita por lesión y todavía puede ser seleccionado por Malí.

Leave a Reply