Detenido un magistrado del Tribunal Constitucional como presunto autor de un delito de violencia de género

Agentes de la Guardia Civil detuvieron en la noche del lunes al martes al magistrado del Tribunal Constitucional Fernando Valdés como presunto autor de un delito de violencia de género sobre su esposa, según han adelantado El Español y han confirmado a EL PAÍS fuentes policiales. El arresto se produjo en el domicilio que Valdés y su esposa, un chalet adosado, tienen en la localidad de Majadahonda (Madrid), al que se desplazaron los agentes tras ser alertados por los vecinos sobre las dos de la madrugada después de que la supuesta víctima saliera a la terraza de la vivienda y comenzara a gritar. Fuentes del Constitucional afirman que no ha habido denuncia de la mujer.

Tras la detención, el magistrado del Constitucional fue trasladado a las dependencias de la Guardia Civil, donde comenzó a sentirse mal. Los agentes decidieron llevarle a un centro hospitalario de la zona, donde pasó la noche tras diagnosticársele una insuficiencia respiratoria. Tras ser sometido a diversas pruebas, por la mañana fue conducido a los juzgados de Majadahonda. La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 7 del Majadahonda (Madrid) ha acordado este martes poner en libertad a Valdés, aunque permanece como investigado con la obligación de personarse ante la autoridad judicial cuando sea requerido.

La magistrada ha tomado esta decisión tras valorar el estado de salud y la edad del detenido, así como la epidemia sanitaria provocada por la covid-19 y que, por su condición de magistrado del Constitucional, está aforado ante el Tribunal Supremo. En medios del Constitucional se estima que la juez de Majadahonda formulará en breve una exposición razonada para elevarla al Supremo y que sea este Alto Tribunal el que resuelva si procede el archivo de las actuaciones o la continuación del procedimiento.

Fuentes del Constitucional detallan que Valdés está en tratamiento por una grave enfermedad. Precisamente por este motivo no había salido este año de vacaciones de Madrid a su casa en una localidad costera catalana, como en ocasiones anteriores. La detención ha provocado enorme perplejidad en el Constitucional, donde este martes se mantiene una prudente actitud de reserva a la espera de más información sobre lo ocurrido. Estas mismas fuentes indican que en la institución todo el mundo era consciente del delicado estado de salud de Valdés. El presidente del Constitucional, Juan José González Rivas, estaba de vacaciones en Galicia y las ha interrumpido para volver inmediatamente a Madrid e informarse de los detalles del hecho.

Valdés, de 75 años, es juez de este tribunal desde 2012, al que accedió por elección del Congreso a propuesta del PSOE. Su mandato terminó hace un año, pero el bloqueo político en la renovación de los cargos en distintos órganos judiciales, ha llevado a que se mantenga como magistrado del alto tribunal. El magistrado arrestado es el ponente de importantes sentencias en el Constitucional, entre ellas la relativa a la Ley de Seguridad Ciudadana -conocida como ley mordaza– y a los recursos presentados contra la prisión permanente revisable.

El magistrado detenido es muy apreciado en el tribunal, donde se le considera como jurista muy sensible respecto de temas sociales y derechos fundamentales, como el derecho de igualdad. Hace escasas fechas se debatió un asunto de esta naturaleza en la Sala Segunda del Constitucional y Valdés fue muy insistente en que había que conceder amparo a la mujer que lo solicitaba. En la sentencia que se dictó en este caso el Constitucional reforzó su doctrina sobre la materia. El fallo –del que fue ponente el magistrado Antonio Narváez- estableció que en las instrucciones penales que tengan por objeto denuncias por violencia de género los jueces deben llevar a cabo el canon reforzado constitucionalmente exigible de realizar “una investigación suficiente y eficaz”. La consecuencia fue que el Constitucional anuló el archivo del caso y ordenó al juzgado encargado inicialmente de la denuncia que reabriera la investigación.

El caso de Valdés es el segundo de un juez del Constitucional que se ve implicado en la presunta comisión flagrante de un delito. En junio de 2014, Enrique López, actual consejero de Justicia de la Comunidad de Madrid, fue detenido por una patrulla de la Policía Municipal de Madrid después de saltarse un semáforo en rojo. Iba sin el preceptivo casco y presentaba una tasa de alcoholemia cuatro veces superior al máximo legal. López fue encausado por un delito contra la seguridad vial y dimitió horas después como magistrado del Constitucional.

Leave a Reply