Las áreas urbanas son la zona cero de la pandemia

Las ciudades son la zona cero de la pandemia global. Esto afirma el último resumen normativo de Naciones Unidas sobre el impacto de la covid-19 en el mundo urbano, que advierte que además, las áreas urbanas de países empobrecidos de África, Asia o América Latina estarían manifestando serios problemas para enfrentar la crisis sanitaria por factores como la vivienda precaria, el déficit de atención médica o la falta de acceso al agua potable. A su vez, tal como apunta el informe, la situación que provoca el coronavirus en urbes del Sur, tiene un efecto negativo importante en la seguridad de las mujeres, haciéndolas más vulnerables a la violencia y los abusos.

MÁS INFORMACIÓN

Durante la presentación del informe el pasado martes 28 de julio, el Secretario General de la ONU, António Guterres, pidió medidas integrales para abordar los desafíos que enfrentan las urbes de todo el mundo mientras luchan contra la pandemia. De esta forma, llamó a apoyar los distintos gobiernos locales con medidas ecológicas que les permitan una rápida recuperación económica y que, principalmente, ayuden a las comunidades más marginadas.

“Necesitamos asegurarnos de que todas las fases de la respuesta pandémica aborden las desigualdades y los déficits de desarrollo a largo plazo y salvaguarden la cohesión social”, aseguró reconociendo que la pandemia actual solo ha ampliado la brecha en las desigualdades existentes, y poniendo en relieve la necesidad de salvaguardar la cohesión social.

Tal como relata el documento, las ciudades ya son un semillero de “desigualdades profundamente arraigadas”. Dependiendo del barrio en el que resida un individuo, el acceso a servicios o la distancia respecto al lugar donde trabaja es distinta. Así, como ya se ha denunciado en este blog, se ha hecho evidente que el distanciamiento social o las medidas sanitarias necesarias para contener la enfermedad, acaban siendo imposibles para las clases sociales más humildes que residen en ciudades del Sur.

Ciudades asiáticas y africanas, las que más preocupan

Casi una cuarta parte de la población urbana del mundo vive en barrios marginales. Según el informe, la informalidad y la crisis de la vivienda en ciudades densas como Lagos o Bombay se agrava aún más con la pandemia. “Con ingresos limitados o nulos durante los bloqueos, los pobres urbanos en todos los países corren el riesgo de ser desalojados, mientras que el hacinamiento en viviendas de baja calidad aumenta el riesgo de transmisión rápida”, señala el informe.

Ante un panorama sombrío y de incertidumbre, Guterres quiso subrayar en el informe la importancia de las redes solidarias y los aspectos positivos detectados. “Las ciudades también albergan una extraordinaria solidaridad y resistencia; extraños que se ayudan entre sí, las calles animan a los trabajadores esenciales, las empresas locales donan suministros que salvan vidas. Hemos visto lo mejor del espíritu humano en exhibición”, expresó el Secretario General de la ONU. Además, quiso enfatizar la importancia que las tecnologías han tenido en la adaptación de la sociedad a la situación de pandemia, situando la innovación como una clave para enfrentar el escenario que ha dibujado la actual crisis global.

Leave a Reply