Ricky, los Suns y la súbita y apasionante final por una plaza en los ‘playoffs’ de la NBA

Damien Lillard acaba de igualar con 61 puntos la máxima anotación de su carrera en la NBA. Es la séptima temporada del base californiano de Portland Trail Blazers. Es más, después de su nueva demostración en la victoria ante Dallas (131-134) se empareja con el legendario Wilt Chamberlain como los únicos que han sumado tres partidos en una misma temporada anotando más de 60 puntos. Y, además, su equipo se ha situado, por primera después de mucho tiempo, en la octava plaza de la Conferencia Oeste. Pero esta atípica temporada requiere de un último esfuerzo adicional para consolidar esa octava y última de las plazas que clasifican para disputar los playoffs en la Conferencia Oeste. Cuatro equipos, Portland, Memphis, Phoenix y San Antonio pelearán por la octava y novena plazas en la jornada final de la de la fase regular, en el último de los ocho partidos que disputan cada uno de ellos en la burbuja de Disney World.

“Es el partido más importante de nuestras vidas”, dice Lillard en referencia al que disputará en la madrugada del jueves al viernes contra Brooklyn. “Esta noche (la del martes contra Dallas) ha sido genial. Dijimos que necesitamos una victoria más. Nos centraremos en ese partido. Es el más importante”.

La NBA, para compensar que no se haya podido disputar toda la fase regular debido a la pandemia (Portland acabará con 74 partidos en lugar de los 82 habituales), estableció que el octavo y el noveno clasificados disputen una atípica eliminatoria. El octavo tendrá suficiente con una victoria en ese cruce que se juega el 15 de agosto y el noveno precisará dos y, por lo tanto si gana el primero, todo se dilucidará en el segundo, el 16 de agosto.

Batalla encarnizada en el Oeste

Resta una jornada por concluir la fase regular y cuatro equipos se lo juegan todo para poner pie en esa eliminatoria que se ha dado en llamar Play-in. La lucha para meterse a última hora en esa aduana que da derecho a entrar en la lucha por el título entre los 16 mejores, se ha convertido, situación sanitaria y proezas de Doncic, Booker, Warren y Lillard al margen, en el hilo argumental más interesante de la burbuja de Disney World. No hubo debate en el Este, donde Washington estaba tan lejos de la octava plaza y encima ha perdido todos sus partidos en la burbuja que Orlando supo pronto que nadie le iba a disputar la octava plaza. En el Oeste, en cambio, la batalla es encarnizada entre cuatro equipos. Entre ellos, los Suns de Ricky Rubio. No se esperaba que pudieran llegar a tener opciones. Pero sus siete victorias en otros tantos partidos les ha permitido estar de pleno en la lucha.

Ricky ha exhibido un excelente nivel de juego, parecido al que le valió ser elegido el MVP en el Mundial que ganó España hace un año en China. Los Suns han logrado el pleno de triunfos en la burbuja gracias sobre todo a su cañonero Devin Booker. A sus 23 años acumula ya 91 partidos con 30 puntos o más. Nadie lo había conseguido en la historia de la franquicia. Los Suns afrontaron el desafío de los ocho partidos en la burbuja desde la 13ª plaza de la clasificación con seis victorias menos que Memphis y tres menos que Portland. San Antonio, 12º cuando empezó a jugarse en Disney World con solo un triunfo más que los Suns, se ha aferrado hasta la última jornada a sus opciones de entrar un año más en los playoffs. No son muchas porque depende de terceros. De ser eliminado, sería la primera vez después de 22 temporadas consecutivas en la lucha por un título que ha obtenido en cinco ocasiones desde que empezó esa larguísima racha en la temporada 1997-1998.

Ricky Rubio, a sus 29 años, cumple su novena temporada en la NBA. Ha disputado los playoffs en dos ocasiones, en las dos últimas temporadas, con Utah Jazz. En la temporada 2017-2018, tras superar a Oklahoma City (4-2), cayó en las semifinales de Conferencia ante Houston (4-1), el mismo rival que les eliminó en la primera ronda de la temporada 2018-2019 (4-1). “En los entrenamientos ya habíamos visto que muchos jugadores habían dado un paso adelante”, afirma Ricky tras los óptimos resultados alcanzados en la burbuja de Disney World. “Durante la temporada tuvimos algunas lesiones que no nos dejaron coger mucho ritmo. Y es difícil, sobre todo en un año en que el equipo es joven y sin experiencia. Pero veníamos con muchas ganas, con la ilusión del que no tiene nada que perder. Y estamos ahí”.

Las posibilidades en la última jornada

Clasificación:

Portland (34-39, 46,6% de victorias)

Memphis (33-39, 45,8%)

10º Phoenix (33-39, 45,8%)

11º San Antonio (32-38, 45,7%)

Las combinaciones para jugar el Play-in

Portland (rival en la última jornada: Brooklyn)

si gana o pierden Memphis, Phoenix y San Antonio.

si pierden dos de esos tres equipos.

Memphis (rival en la última jornada: Milwaukee)

si gana y Portland pierde.

si gana o pierden Phoenix y San Antonio.

Phoenix (rival en la última jornada: Dallas)

si gana y pierden Memphis y Portland.

si gana y pierden Memphis o Portland.

San Antonio (rival en la última jornada: Utah)

si gana y pierden Memphis, Phoenix y Portland

si gana y pierden dos de esos tres equipos

Leave a Reply