Sánchez deriva a la Casa del Rey la responsabilidad de informar del paradero de Juan Carlos I

“Somos instituciones distintas”, ha enfatizado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, sobre el poder Ejecutivo y la Casa del Rey en plena crisis derivada de la salida de España de Juan Carlos I. Tras reunirse con Felipe VI en el tradicional encuentro de verano en el Palacio de Marivent, Sánchez ha reivindicado este miércoles que al tratarse de dos instituciones diferentes corresponde a la Casa del Rey y al propio Rey emérito la responsabilidad de informar de su paradero, que aún se desconoce una semana después de trascender que ha abandonado el país. El jefe del Ejecutivo ha subrayado también que España necesita “estabilidad institucional” en un momento “extraordinariamente complejo” por la emergencia sanitaria y económica derivada de la pandemia del coronavirus, y se ha limitado a expresar su respeto a la justicia tras la imputación de su socio de Gobierno, Podemos, por supuesta financiación irregular.

El encuentro entre Sánchez y Felipe VI este miércoles en Palma era el primero que ambos mantenían de forma oficial desde que se conoció que Juan Carlos I ha abandonado España tras la investigación por sus supuestas conductas ilícitas. Ocho días después, todavía se ignora el paradero del Rey emérito, y el Gobierno y la Casa del Rey guardan mutismo sobre su destino. En su primera comparecencia después de la noticia de la salida de Juan Carlos I, la semana pasada, el presidente aseguró que no tenía la información de su paradero, y este miércoles ha optado por derivar la responsabilidad de ofrecer esa información a la Casa del Rey y al propio Rey emérito. “Las conversaciones y despachos que yo tengo con el jefe del Estado permanecen en la confidencialidad debida. Somos instituciones distintas. Una cosa es el poder ejecutivo y otra cosa es la jefatura del Estado, la Casa Real. Aquellas cuestiones que tengan que comunicarse vinculadas con el asunto que usted ha referido tiene que ser la Casa Real o el propio afectado y no el poder ejecutivo”, ha expresado Sánchez evitando mencionar a Juan Carlos I.

La negativa a revelar dónde está el padre del Rey ha desatado una carrera por localizarlo y se le ha ubicado en Portugal, República Dominicana, Emiratos Árabes Unidos e incluso Nueva Zelanda. La Casa del Rey tampoco informa de su paradero porque sostiene que Juan Carlos I es un ciudadano privado y que él revelará dónde se encuentra cuando lo considere conveniente, si lo considera. No obstante, Juan Carlos I conserva el título honorífico de rey de España, viaja con pasaporte diplomático, forma parte de la familia real, está aforado al Tribunal Supremo y no ha renunciado a sus derechos dinásticos.

El presidente ha querido rebajar la importancia de su encuentro con el rey Felipe a un despacho “ordinario” en el que, según ha explicado, no han tratado la crisis derivada de la salida del Rey emérito. Sánchez sí ha enmarcado la reunión en un contexto muy delicado por la emergencia sanitaria y ha querido trasladar un mensaje a la ciudadanía española en el que ya insistió la semana pasada: que en estos momentos de zozobra, España necesita estabilidad e instituciones fuertes, incluida la Monarquía, aunque sin citarla. “Cuanto más adversa es la situación, que es extraordinariamente compleja derivada de la pandemia, más importante es el normal funcionamiento de las instituciones públicas”, ha remarcado.

Sánchez también ha pasado de puntillas por otro asunto delicado que ha ocupado gran parte de las preguntas de los periodistas en su breve comparecencia, la imputación de Podemos como persona jurídica por supuesta financiación irregular tras la denuncia de un extrabajador del partido. Se ha limitado a manifestar su “máximo respeto a la independencia de los jueces” y a su trabajo en el marco de un Estado social y demoscrático de derecho ante la insistencia de los informadores.

Ante el tercer frente de un agosto inusualmente convulso, la rebelión de los alcaldes por el decreto del Gobierno para que puedan usar sus ahorros en la lucha contra la pandemia, el jefe del Ejecutivo ha ofrecido “mano tendida” a los Ayuntamientos para seguir negociando.

Leave a Reply