Tres postes y una disputa eterna

Neuer y Ter Stegen.
Neuer y Ter Stegen.Getty Images

Ter Stegen evitó fotos ostentosas en las redes sociales durante sus minivacaciones, después de que el Barça cediera en LaLiga ante el Madrid. No fue una casualidad. Mientras algunos de sus compañeros aparecieron en barcos, restaurantes de lujo y playas de las Baleares y de la Costa Brava (Arturo Vidal y su vídeo en estado de embriaguez), Ter Stegen entendía que había que ser cuidadosos en la víspera de un partido clave para la imagen pública de los azulgrana como era duelo ante el Nápoles. Neuer también es un tipo que protege su popularidad. “Es inteligente, abierto y bromista. Es carismático, siempre está dispuesto a atender a la prensa y es hábil para hacer declaraciones”, describen al portero del Bayern en la federación alemana. Hay algo, sin embargo, que a Ter Stegen, de 28 años, y a Neuer, de 34, les hace romper todos sus protocolos públicos: su rivalidad.

La portería de la Mannschaft acumula una historial de trifulcas. La disputa entre Fahrian y Tilkowski en el Mundial del 62 terminó con el segundo destrozando la habitación de la Escuela Militar de Santiago. Stein tildó a Beckenbauer de “títere de sopas \[el Káiser había realizado un famoso anuncio de sopas instantáneas en los 60\]” después de que el técnico se decantara por Schumacher en México 86. “Se confió en el portero equivocado”, se burló Vogts tras un error de Illgner frente a Bulgaria en Estados Unidos 94. Y el duelo entre Lehmann y Kahn en 2006 —el entrenador Klinsmann optó por el meta del Arsenal—, duró hasta que, precisamente, emergió la figura de Neuer.

El portero del Bayern representa la evolución del portero en Alemania. “Somos los absolutos números 1 en formación de porteros. Vamos años por delante de otras potencias europeas. Aquí se entrenan de manera mucho más compleja y selectiva”, subrayaba Schumacher hace unos años en el portal de la FIFA. Pero, a diferencia en los procesos anteriores, desde que Neuer se adueñó de los tres postes de la Mannschaft nadie lo discutió. Y hasta repartía elogios para Ter Stegen cuando fichó por el Barça en 2014: “Tiene mucho futuro, es sensacional. Es ágil y sabe resolver muy bien las situaciones más complicadas”.

Pero si del amor al odio hay un paso, ni hablar del elogio a la crítica. Neuer forjó su carrera sin rivalidades. Ni en el Schalke, ni el Bayern, tampoco en la selección alemana encontró un portero que se animara a hacerle sombra. Hasta que Ter Stegen creció en el Barcelona y borró a Claudio Bravo del Camp Nou. La disputa con el chileno no fue la primera en la carrera del portero de Mönchengladbach. En las juveniles de Alemania, la pelotera entre Ter Stegen y Leno (Arsenal) superó el duelo dialéctico en 2009 cuando compartían habitación en una concentración de la sub-21. El seleccionador Horst Hrubesch decidió que se había acabado eso de que los porteros durmiesen juntos.

Nueve años después, en la previa del Mundial de 2018, Ter Stegen llevó su competitividad a la selección mayor. La mecha, sin embargo, la encendió Kahn, que nunca fue un tipo delicado. “Si yo fuese el entrenador de Alemania sin duda pondría de titular a Ter Stegen. Está en el mejor momento de su carrera. Hoy por hoy es el mejor del mundo”, dijo el guardameta titular de la Mannschaft en Corea y Japón. Con Neuer lesionado, Ter Stegen había sido titular en la Copa de las Confederaciones 2017 y, por primera vez en años, Alemania recuperaba un viejo fetiche: discutir sobre la portería. Joachim Löw apostó por la experiencia de Neuer para Rusia. “Puedo entender la decepción de Ter Stegen. Hablamos en un entrenamiento, tuvimos un diálogo normal”, se limitó a decir el capitán del Bayern. Ya nada volvió a ser igual.

Nuevo conflicto

Ter Stegen quería la portería de Alemania y a Neuer ni se le pasaba por la cabeza dimitir. “No es fácil encontrar una explicación”, se quejó el meta del Barça de su suplencia en una jornada FIFA de clasificación para la Eurocopa 2020, que ahora se jugará en 2021. “Soy un jugador de equipo y pienso en el bien del equipo. No sé si es necesario y si ayuda al equipo… Hay muchos porteros muy buenos. El debate no es justo con respecto a Leno y a Trapp”, respondió Neuer. Entonces, apareció el Bayern. “La prensa del sur no defiende a Manuel como sí lo hace la del oeste con Marc. Si Neuer deja de ser el portero de Alemania no enviaré más jugadores del Bayern a la selección. Manuel es el mejor del mundo”, intervino Uli Hoeness, en aquel momento presidente del club de Baviera.

Neuer estaba incómodo. Por primera vez, Alemania dudaba de él. No ayudó que, en el último verano, se haya filtrado un vídeo en el que se ve al meta del Bayern cantando una canción neonazi. Özil, en 2018, renunció a la Mannschaft tras la polémica que se generó después de que posara junto al presidente turco Recep Tayyip Erdogan. “He sentido racismo y falta de respeto”, se quejó el exjugador del Madrid. Pero Neuer no es Özil.

En la víspera del duelo ante el Barcelona, con Neuer en una portería y Ter Stegen en la otra, el Bayern arriesgó con el morbo. “Ter Stegen aún está en camino de ser un portero de talla mundial”, apuntó Rummenigge, presidente de honor del club de Baviera. Bodo Illgner, en cambio, apuesta por el sentido común. “Si fuese el responsable de un club apostaría por Ter Stegen, solo porque tiene 28 años y Neuer, 34. Manuel es presente y Marc es futuro. En muchos aspectos veo su juego a la misma altura. Neuer domina más el juego de área y Ter Stegen es mejor para incorporarse al juego de campo”, analiza el exportero del Madrid.

El Barça se enfrenta al Bayern en la Champions, mientras el duelo entre Ter Stegen y Neuer trasciende la contienda en Lisboa. Dos tipos políticamente correctos, atrapados en una competencia feroz. Nada nuevo en la portería de la Mannschaft.

Leave a Reply