Un rayo de esperanza

La pandemia ha causado estragos en la región del Mediterráneo. Ha ocasionado muerte y sufrimiento a su población, generando a su vez un gran daño económico. A las repercusiones macroeconómicas probablemente seguirá una miríada de desafíos sociales ligados al incremento del desempleo y la pérdida generalizada de ingresos. La mayoría de los países no podrán hacer frente a todo ello en solitario. La cooperación y la solidaridad regional, especialmente en el contexto euromediterráneo, serán cruciales.

MÁS INFORMACIÓN

La Unión por el Mediterráneo (UpM) encarna el espíritu de solidaridad euromediterránea. Al conmemorar el 25 aniversario del Proceso de Barcelona, desde el Plan de Acción para el Mediterráneo del Programa de Medio Ambiente de las Naciones Unidas (PNUMA / MAP) estamos comprometidos a trabajar con nuestros socios de la UpM con el objetivo de asegurar la reconstrucción de nuestra región, para garantizar un futuro mejor para todos. Los desafíos que se avecinan son trascendentales y el factor tiempo es esencial.

En las próximas semanas y meses, se pondrán en marcha planes de estímulo y políticas de recuperación para mitigar el impacto económico de la covid-19. Las decisiones que se tomen hoy, darán forma a nuestro futuro. Al tiempo que los responsables de la toma de decisiones se encuentran en una coyuntura histórica, el PNUMA / MAP está decidido a unir fuerzas con la UpM, abogando por un impulso regional decisivo hacia la sostenibilidad.

El PNUMA / MAP vio la luz hace más de cuatro décadas, con el objetivo de apuntalar la acción regional para salvar el Mediterráneo de la degradación ambiental, mejorar los recursos marinos y costeros, garantizando su uso sostenible con el fin de contribuir al desarrollo sostenible de la región del Mediterráneo. A día de hoy, la UpM es uno de nuestros principales socios en el esfuerzo común de hacer realidad la visión de ecosistemas saludables y productivos que sustenten el desarrollo sostenible. Nuestra cooperación está firmemente anclada en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y los 17 Objetivos.

La colaboración con la UpM se extiende a temas específicos relacionados con la aplicación de un Enfoque Ecosistémico adoptado por las Partes Contratantes del Convenio de Barcelona en 2008, incluida la lucha contra la contaminación, la protección de la diversidad biológica, la gestión integrada de las zonas costeras, el estímulo de una economía azul sostenible, abordando también el cambio climático.

La solución a nuestros problemas no se encuentra en una economía paralizada. La solución reside en separar el desarrollo socioeconómico de la degradación ambiental en todas sus formas

Según MedECC, una interfaz científico-política respaldada por el PNUMA / MAP y la UpM, el Mediterráneo se está calentando un 20% más rápido que el promedio mundial. El primer Informe de Evaluación del Mediterráneo (MAR 1) que MedECC publicará en 2021 recopilará los conocimientos disponibles más avanzados sobre el cambio climático y ambiental en la región, incluidos los impactos y los riesgos futuros. Los resultados del MAR 1 complementarán los del Informe sobre el Estado del Medio Ambiente y el Desarrollo en el Mediterráneo que publicará nuestro Centro de Actividad Regional, Plan Bleu, a finales de este año.

Aunque diferentes en naturaleza y escala, el cambio climático y la covid-19 comparten una causa raíz común: la actividad humana en relación con el medio ambiente. La pandemia, que es un síntoma notablemente agudo de la implacable invasión de la vida silvestre por parte del hombre, nos ha dado una visión aterradora de las perturbaciones masivas que traería un escenario climático descontrolado.

No hay un lado positivo en la crisis de la covid-19. Incluso los informes más optimistas sobre aguas más claras y mejor calidad del aire, resultaron cuestionados por la revelación aleccionadora de las concentraciones globales de dióxido de carbono, las cuales alcanzaron niveles récord a pesar del confinamiento. La solución a nuestros problemas no se encuentra en una economía paralizada. La solución reside en separar el desarrollo socioeconómico de la degradación ambiental en todas sus formas. Continuaremos trabajando con nuestros socios de la UpM para asegurar que la pandemia no ponga en peligro los compromisos asumidos por las partes contratantes en el marco del sistema PNUMA / MAP- Convenio de Barcelona. La recuperación no debe hacerse a expensas del medio ambiente.

La necesidad de cumplir plenamente con el Convenio de Barcelona y sus protocolos nunca ha sido más evidente. Las leyes ambientales son vitales para salvaguardar la salud de los ecosistemas, estando intrínsecamente ligadas a la salud y el bienestar humanos. Sobre la base de las complementariedades en sus respectivos mandatos, el PNUMA / MAP y la UpM, pueden catalizar una acción regional concertada, para garantizar que la recuperación en el Mediterráneo sea compatible con el desarrollo sostenible.

Un rayo de esperanza está atravesando el pesimismo de la crisis sanitaria. Si logramos ayudar a los países mediterráneos a encontrar el camino hacia el crecimiento verde, el 25 aniversario del Proceso de Barcelona podría coincidir con el comienzo de un renacimiento verde en el Mare Nostrum.

Gaetano Leone es coordinador del Plan de Acción para el Mediterráneo del Programa de Medio Ambiente de las Naciones Unidas, Secretaría del Convenio de Barcelona.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Leave a Reply