El abogado que denunció a Podemos, ante el juez: “No deja de ser una serie de indicios”

Calvente, a la izquierda, durante su declaración por videoconferencia el pasado 29 de julio.
Calvente, a la izquierda, durante su declaración por videoconferencia el pasado 29 de julio.

José Manuel Calvente, el antiguo abogado de Podemos que presentó una denuncia contra el partido por supuesta financiación irregular, declaró por videoconferencia el pasado 29 de julio ante el magistrado que investiga el caso, Juan José Escalonilla. Durante más de tres horas, el letrado se ratificó en sus acusaciones contra la formación de izquierdas, a la que acusa de facturar “servicios ficticios” a empresas, fijar sobresueldos en complementos no justificados o mover dinero de “forma opaca”, entre otras cuesiones. A lo largo de su testimonio, que ha avanzado La Sexta y al que ha tenido también acceso EL PAÍS, Calvente dice que son otros miembros del partido quienes les relataron la existencia de “sospechas” sobre las presuntas irregularidades y habla de que vieron “cosas raras”. Podemos insiste en que esa declaración demuestra que el caso se basa solo en “rumores” y “especulaciones”.

“Son trabajadores [de Podemos] los que detectan estas irregularidades. Me dicen: ‘Oye, yo estoy haciendo cosas para Podemos y resulta que las está facturando Neurona, [una empresa consultora que trabajó para la formación durante las campañas electores de 2019]. Neurona está facturando un servicio ficticio. Cómo es posible que cobre 300.000 euros por hacer seguimiento de campaña, que es una cosa como… humo’. Porque para mí es humo”, le cuenta Calvente al magistrado, según consta en una grabación de 40 minutos y que solo es una parte de la declaración. Este es el trozo del testimonio que, un primer momento, el juzgado envió a Podemos, que pidió entonces la nulidad de la declaración por generarle “indefensión” no poder tenerlo entero. Aunque finalmente, el juez ha dictado una providencia donde explica que, por error, se grabó en el CD enviado a la formación solo esta parte; y ya ha dado orden para enviársela completa.

El juez arranca su interrogatorio preguntando a Calvente por los cinco contratos para la campaña electoral que ha aportado como documentación y que, según dice en su denuncia, “son simulados”. “Que podrían ser simulados”, le matiza entonces el abogado: “Tampoco es que lo afirme categóricamente porque no deja de ser una serie de indicios que a través de personas, confidencialmente, se han remitido”, añade, antes de relatar que, cuando se encontraba todavía en el partido, comenzó a intentar mirar estas “irregularidades” junto a Mónica Carmona, otra abogada que fue despedida en diciembre de 2019 y que el juez también ha citado a declarar como testigo.

“La coalición [Unidas Podemos] detecta que se están haciendo contratos firmados por Podemos que pueden perjudicar a Izquierda Unida. Eso se comenta entre todas las personas que están haciendo la campaña”, prosigue Calvente, que cuenta que le pidieron entonces revisarlos. “Usted, en la denuncia, hace referencia a que presuntamente se tratan de contratos nulos, que tienen como finalidad realizar pagos en otros países seguramente o que incluso ese dinero sirva de microcréditos a Podemos o a pagar a personas que en su día dieron dinero para la formación del partido. Pero, ¿quién le dijo eso?”, incide el juez. A lo que el abogado responde: “A mí eso me lo explica Pablo Manuel Fernández de Alarcón, [exgerente de Podemos y también citado como testigo], que a él se lo habían explicado… personas de dentro, que supongo que son confidentes de él”.

El magistrado le insiste entonces para que aclare en qué terminos se lo dijo Alarcón, ya que él mismo aparecía como persona de contacto en esos contratos. En ese momento, Calvente se ratifica y dice que el antiguo gerente le comentó que tenía “sospechas” de ellos. “¿Y que empleados de Podemos, en concreto, le hablaron de [los contratos sospechosos] con Neurona?”, continúa el magistrado. A lo que contesta el testigo: “Pues personas de informática… o personas de finanzas. Concretamente, a través de Mónica Carmona, una persona de finanzas me comentó que veía cosas raras en el partido. Pero, claro, son personas que temen por su trabajo y que están asustados. Podemos, actualmente, es un partido autoritario”.

Apenas unos minutos después de difundirse esta parte de la declaración de Calvente, el portavoz de Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, ha reaccionado a través de Twitter: “Rumorología. No tienen nada. Pero les da igual. Contra Podemos todo vale. Montar otro juicio fake (otro más) sin pruebas, más que ‘rumorología’, para así lanzar la enésima campaña mediática de difamación. Y mientras tanto Juan Carlos I huido con el botín”. La formación ya presentó un escrito ante la Audiencia Provincial de Madrid para tratar de anular las actuaciones del magistrado, al que acusa de abrir una “causa general” contra el partido. En ese escrito, el abogado de la fuerza liderada por Iglesias insiste en que la instrucción se basa solo en “especulaciones”, “rumores” y “sospechas” del exabogado de Podemos, “que el juez hace suyos, sin someterlas a un mínimo juicio de ponderación o análisis objetivo”.

El partido de izquierdas intenta así defenderse en un caso que la oposición está aprovechando para arremeter contra Iglesias y contra el Gobierno. El PP ha exigido la dimisión inmediata del vicepresidente segundo: ”Alguien que se mueve constantemente en las cloacas, junto a la imputación de su partido, su cúpula y la corrupción que lo arrincona, está inhabilitado para el cargo”. Ciudadanos ha pedido, por su parte, la comparecencia en el Congreso del líder de Podemos: “Que dé la cara”. Y la formación ultra Vox ha afirmado que esta investigación judicial justifica aún más la moción de censura que han anunciado para septiembre.

“Cosas raras”

Calvente hace hincapié a lo largo de su declaración en que terceras personas le transmiten que se habían encontrado “cosas raras”, que “hace sospechar que algo estaba pasando ahí”.

—Usted afirma, en su denuncia que la persona que intermedió para la formalización de los contratos [con las consultoras Neurona y ABD Europa LDA], y se llevó también una comisión, fue Juan Carlos Monedero—, le comenta el juez.

—Eso es lo que me dicen que está pasando—, responde entonces el abogado.

—¿Pero quién se lo dice?

—Esto me lo indica Pablo Manuel Fernández, que es lo que se rumorea dentro de la coalición

—Pero como un rumor o como hecho que él conoce

—Pues porque se lo cuentan entre ellos. No es que sea rumor…

El interrogatorio también aborda otros puntos. Como el proyecto de reforma de la nueva sede de Podemos, otro de los aspectos que investiga el juez, que ha llamado como testigo a declarar al arquitecto. “También comentamos que ha habido un fraude con la sede. Primero, se licita y solo sale por 600.000 euros en la web. Pasan 10 días y el informático introduce un millón, doscientos mil y pico. Mónica Carmona pidió información [sobre ello] y no se la quisieron dar”.

La caja de solidaridad, a la que los cargos del partido donan parte de sus sueldos para proyectos sociales, sale a colación en otro momento: “Hay gente que viene a decir que se están manejando fondos de esta caja de forma opaca. Una exsenadora de Podemos me dice a mí personalmente: ’El año pasado he donado 2.000 euros y me han certificado 5.000. Esto es muy raro”. “Son comentarios a nivel de militancia, a nivel interno del partido”, apostilla.

Leave a Reply