El sector servicios crece un 18% en junio gracias a la recuperación de la hostelería tras el confinamiento

Un camarero sirve la comida a dos clientes en una terraza de Lleida.
Un camarero sirve la comida a dos clientes en una terraza de Lleida.FOTO JAVIER MARTIN / EL PAÍS

La economía española sigue recuperándose del parón por la pandemia, pero todavía está muy lejos de los niveles de hace un año, tanto en la industria como en los servicios. La actividad del sector terciario creció un 18,1% en junio, 2,6 puntos más que en el mes anterior, gracias a la recuperación de la hostelería tras el confinamiento. La desescalada también benefició a la industria, que aumentó su negocio en una proporción similar, impulsada por el repunte de la automoción. Los datos publicados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE) recogen parte del efecto de la llamada nueva normalidad, que entró en vigor el 21 de junio después de 98 días de fuertes restricciones para tratar de controlar los contagios de coronavirus.

A pesar de encadenar dos meses consecutivos con cifras de negocio positivas, los servicios acumulan una caída anual del 20%. El impacto de la covid-19, que llevó a un desplome mensual sin precedentes en marzo (-21,9%) y abril (-26%), aún pesa demasiado en muchas empresas del sector, principal perjudicado del cierre de las actividades no esenciales durante el estado de alarma.

Sin embargo, la progresiva desescalada dejó en junio algunos datos esperanzadores: el negocio de la hostelería aumentó un 183% con respecto a mayo, con un mejor comportamiento de la restauración y el ocio (196%) que de los servicios de alojamiento (150%). Un crecimiento muy fuerte que no era difícil ya que se partía de la nada. Pero es evidente que constituye un primer paso en el inicio del verano más complicado para el turismo.

La venta y reparación de vehículos (62%) también impulsó el índice general de la cifra de negocios del sector servicios, elaborado por el INE a través de una encuesta a 28.000 empresas. Le sigue el comercio al por menor (19%), beneficiado por la progresiva eliminación de restricciones en las tiendas. En cambio, todas las ramas continúan presentando datos negativos con respecto a junio de 2019, especialmente en el caso de la hostelería (-64%). Los servicios de información y comunicaciones son los que mejor han resistido en un primer semestre de 2020 marcado por el teletrabajo.

La bajada de la actividad como consecuencia de la pandemia también se nota en el empleo. Desde hace un año, se ha perdido el 7,1% de los puestos de trabajo del sector; una vez más, la hostelería es la principal perjudicada. Los datos resultan especialmente preocupantes si se tiene en cuenta el mes de junio, cuando el repunte del negocio no estuvo acompañado de una recuperación del mercado laboral: el índice de ocupación solo aumentó un 0,7% con respecto a mayo.

Baleares (-21%) y Canarias (-9%), dos archipiélagos con gran dependencia del turismo, son las comunidades que más puestos de trabajo han perdido en el último año. En el primer caso, la cifra de negocios del sector servicios cayó a la mitad con respecto a junio de 2019.

La industria también se recupera

Los datos del sector secundario son muy similares. El índice general de cifras de negocios en la industria, que elabora el INE a través de una encuesta a 12.000 establecimientos, aumentó en junio un 17,7% con respecto a mayo. Se trata de la segunda subida consecutiva, en línea con las del índice de producción industrial, pero no puede compensar los desplomes de marzo (-16,9%) y abril (-28,5%), que siguen lastrando los datos anuales. Comparada con junio de 2019, la actividad manufacturera cayó un 16,5%.

Las ramas más perjudicadas durante el estado de alarma, cuando se llegaron a cerrar durante dos semanas todas las factorías no esenciales, son las mismas que ahora protagonizan la recuperación. Destaca el dato de la fabricación de vehículos a motor, que aumentó un 67% en junio, pero sigue un 11% por debajo de los datos de hace un año. Precisamente la automoción impulsó el incremento del negocio de los bienes de consumo duraderos (35%), que refleja la recuperación de la demanda nacional.

La energía y los bienes de equipo son las ramas que más despuntaron en junio, con subidas próximas al 40%, como consecuencia del aumento del precio del petróleo y del repunte de la inversión, respectivamente. En cambio, el sector de los bienes de consumo no duraderos, como la industria agroalimentaria, apenas creció un 6%, tras aguantar mejor el impacto del coronavirus por tratarse, en muchos casos, de actividades esenciales. En términos anuales, ninguna de las ramas se salva, pero el mayor desplome es para la energía (-44%), muy marcada por el hundimiento del crudo en los primeros meses de 2020.

Por comunidades autónomas, Baleares es de nuevo la más perjudicada, al perder un tercio de su negocio industrial en el último año. En cambio, Galicia mantiene los mismos datos que en junio de 2019.

Información sobre el coronavirus

Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

Buscador: La nueva normalidad por municipios

Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

Guía de actuación ante la enfermedad

Leave a Reply