Otro golpe europeo a la pizarra de Simeone

Simeone da indicaciones ante el Leipzig.
Simeone da indicaciones ante el Leipzig.POOL / Reuters

Un innovador y atrevido entrenador de 33 años ha vuelto a generar dudas sobre la vigencia del método Simeone frente a propuestas más sofisticadas. Por encima de su etiqueta de entrenador más pendiente del juego defensivo que ofensivo, la exhibición de riqueza táctica que ejecutó el Leipzig de Julian Nagelsmann en el estadio José Alvalade de Lisboa (2-1) reveló una impotencia manifiesta del preparador argentino y de sus futbolistas para contrarrestarla. Si la caída de hace dos temporadas contra la Juventus en Turín, con un 2-0 a favor cosechado en la ida, fue analizada como un repaso de Allegri al Cholo como estratega, esta eliminación también invita a esa lectura por el desconcierto que embargó a los futbolistas del Atlético. El partido dejó la sensación de que hubo una confrontación entre dos modelos antagónicos y anacrónicos. El modernismo de Nagelsmann frente al estilo más primario y añejo de Simeone.

Los gestos de Saúl, Koke yHerrera desde los primeros compases del partido delataron la incapacidad del Atlético para detectar el elaborado y dinámico fútbol del Leipzig. Nagelsmann dispuso superioridades por todo el campo, pero la que más desconcertó y sacó de punto al Atlético fue la que el preparador alemán aplicó para la salida del balón desde atrás. Los dos centrales, Upamecano y Klostermann, y el lateral derecho, Halstenberg, formaron una línea de tres, a la que se sumaba Kampl. Diego Costa y Marcos Llorente no pudieron hacer frente al inicio del juego alemán ante la inferioridad manifiesta de ese cuatro contra dos. Superados ambos, comenzó el martirio de los centrocampistas. “Han entendido muy bien el partido, han creado muchas superioridades, sobre todo por fuera. Luego, por dentro. Era difícil recuperar el balón. En muchas jugadas no hemos estado cerca de llegar a robar”, analizó Saúl. Los informes de los analistas del Atlético resaltaban esa salida de balón, pero sus futbolistas se desempeñaron como si se enfrentaran a algo desconocido que les sorprendió. Cayeron en la trampa de un concepto muy ligado a Guardiola: ser estrecho en el medio para ser profundo y ancho en los metros finales. “Me fascinó cómo pudimos atraer por el centro al Atlético para que nuestros laterales llegaran por fuera. Me satisface mucho que los dos goles llegaran así”, reconoció ayer Nagelsmann, que ofreció una nueva comparecencia telemática.

“El Leipzig hizo un despliegue defensivo excepcional, manteniendo los ataques del Atlético fuera de peligro y ganando cada duelo en situaciones de uno contra uno. Dominó las dos áreas y mostró la mezcla perfecta de contundencia defensiva y elegancia con el balón”, advirtió el seleccionador belga, el español Roberto Martínez, en su análisis para los medios de la UEFA.

El ataque del Atlético quedó reducido a la nada durante la primera hora de juego. Diego Costa y Marcos Llorente registraron cero remates y sus intervenciones con balón fueron escasas. Costa fue engullido por Upamecano y Llorente apenas tuvo ocasión de explotar su velocidad en las conducciones porque Nagelsmann se preocupó de que tuviera vigilancia cuando su equipo tenía la pelota. Con ello evitó que sus compañeros le encontraran con facilidad con pases largos al espacio.

La suplencia de João Félix

La inoperancia del Atlético en el juego ofensivo, reducido a los golpes individuales de Carrasco, dio un vuelco cuando Simeone dio entrada a João Félix. Visto el impacto que causó desde sus primeras intervenciones, la decisión de relegar a la suplencia al fichaje más caro de la historia del club (126 millones de euros) también ha puesto en solfa la alineación que dispuso el Cholo. La determinación con la que se empleó el atacante portugués no solo respondió a su necesidad de lucir en su país. También evidenció un afán por demostrar su valía. Sin Thomas de inicio por falta de entrenamientos debido a una lesión, Simeone renunció a jugar con dos futbolistas ofensivos por las bandas, como hizo durante algunos de los 11 partidos de Liga disputados tras el confinamiento.

Tras la derrota, Simeone aceptó la superioridad del Leipzig y advirtió de que la temporada que viene será muy dura. Sobre todo, si Jan Oblak fuerza su salida al Chelsea. Este será un asunto prioritario para el club. Así como buscar un goleador y evitar que João Félix dé la orden a su agente, Jorge Mendes, de buscarle un equipo más ofensivo.

Leave a Reply