Tebas rechaza una Liga de 24 en Segunda División

Javier Tebas, durante un acto.
Javier Tebas, durante un acto.Paul White / AP

Ocho días después de recibir una misiva al respecto, y sobre el límite del plazo indicado para una respuesta, el presidente de LaLiga, Javier Tebas, envió una misiva al secretario general de la Federación Española de Fútbol, Andreu Camps. No habrá, le dice, liga de 24 equipos en Segunda División. “Mi posición no puede ser otra que la de manifestar su inviabilidad”, asegura Tebas, que emborrona la actitud de la federación por abrir un debate público al respecto al lanzar el pasado día 31 esa propuesta.

Tebas entiende que Camps no tiene competencia para proponer algo así, le acusa de “falta de lealtad” o de cometer un “gravísimo error” por generar presión social y “desesperadas expectativas” en Deportivo y Numancia, “clasificados inexorablemente en puestos de descenso a Segunda B”. Falta, con todo, conocer la propuesta del juez instructor federativo al Comité de Competición tras el expediente abierto al Fuenlabrada por el aplazamiento de su partido del 20 de julio en Riazor. La posibilidad de un descenso administrativo está abierta y enviaría al equipo madrileño al Segunda B en beneficio del Deportivo. Y la liga seguiría siendo de 22 equipos. Pero ni siquiera ese supuesto está claro. Mientras tanto, el Fuenlabrada ha presentado una querella contra varios miembros de la plana mayor de la Federación Española de Fútbol y contra el instructor Ricardo Esteban Díaz.

Tebas apunta que sería gravísimo, “y casi coactivo”, que un acuerdo salomónico por una Liga de 24 implicase un archivo del expediente abierto al equipo madrileño. En caso de que el Fuenlabrada sufriese un descenso administrativo, algunas fuentes apuntan a que LaLiga pondría sobre el tapete la capacidad del Comité de Competición para decretar un descenso administrativo. La argumentación de la patronal pasaría en ese caso por esgrimir que el castigo nunca podría emanar de la competición porque no obedece a una cuestión propia de la competición. Y el juez de disciplina social de LaLiga ya ha determinado que, a tenor de sus investigación, el Fuenlabrada no cometió pecado alguno. “La responsabilidad es mía”, asumió Tebas seis días después de que el Deportivo-Fuenlabrada de la última jornada no se jugase al mismo tiempo que el resto de los partidos.

LaLiga afea la propuesta de ampliar el número de equipos en Segunda porque incide en contratos audiovisuales y de patrocinio, en el dinero que tienen previsto ingresar los clubes, y además modifica el régimen de descenso previsto (serían, en principio, seis las escuadras que perderían la categoría en la temporada venidera) y ese extremo sólo puede ser modificado por acuerdo entre la patronal y la Federación antes del 1 de julio o por la asamblea de equipos sin carácter retroactivo. La excepcional campaña actual aún no ha terminado en Segunda y no hay calendario de la próxima, pero Tebas apunta ese acuerdo de fechas en cuanto a que una modificación vulneraría lo reglamentado y apunta que también existe la opción de que ascienda un quinto equipo de Segunda B o que, incluso, no se cubra la vacante. Tebas argumenta, además, que modificar régimenes de una Liga de 42 equipos a una que albergue dos más estaría expuesto a que un recurso de un único club paralizase cualquier modificación. Bastantes presidentes de otros clubes de LaLiga ya se han manifestado en contra de la ampliación.

Los puentes entre el Deportivo y Tebas están dinamitados. El club gallego ha pedido públicamente, a través de su presidente Fernando Vidal, al Consejo Superior de Deportes la inhabilitación de Tebas como presidente de LaLiga. El Deportivo ha basado su estrategia en una línea judicial que le lleva por un camino que apunta a un descenso administrativo del Fuenlabrada porque además el instructor federativo ya ha descrito en sus primera conclusiones una serie de infracciones que le sitúan en ese filo. Pero más allá de ese camino dirigido por su eficiente asesoría jurídica, el Deportivo ha sido incapaz de activar la diplomacia: “O pactas una solución o esto no acaba nunca”, dijo a los pocos días de iniciarse las hostilidades el expresidente deportivista Augusto César Lendoiro. Tebas explica ahora en su misiva que la propuesta federativa de ampliación ha sido “precipitada”, y se pone en manos del colectivo que representa para hacer ver que debe hacer cumplir estatutos y reglamentos. “No se trata de una posición personal o discrecional”, se defiende. Y apunta que si Deportivo y Numancia querían plantear una Liga de 24 debían hacerlo intramuros, sin acudir a otras instancias.

El siguiente en alzar la voz será el instructor federativo. Y el culebrón seguirá si propone castigar con un descenso administrativo al Fuenlabrada. Puede esgrimir para ello que hubiesen cometido una falta muy grave que atenta al código disciplinario de la Federación Española de Fútbol al poner en riesgo a los participantes en una actividad deportiva. Mientras tanto, los equipos de Segunda y Segunda B retoman la actividad con la pretemporada. Deportivo y Numancia siguen en el limbo, sin saber en que categoría jugarán y que plantillas deben confeccionar. La mayoría de sus futbolistas con contrato ya les urgen para saber que decisiones deben tomar.

Leave a Reply