El juez instructor federativo propone el descenso del Fuenlabrada

El juez instructor del expediente abierto por la Federación Española de Fútbol al Fuenlabrada propone, tras casi un mes de investigación, que el club madrileño pierda la categoría de Segunda División y pague una multa de 15.001 euros por cometer una falta de carácter muy grave, tipificada en el código disciplinario federativo, al desplazarse a A Coruña después de detectarse en su seno un brote de covid-19. La propuesta de Ricardo Esteban Díaz, tras las denuncias presentadas por Deportivo, Numancia y Elche, está ahora en manos del Comité de Competición, que decidirá tras conceder un plazo de 10 días para alegaciones. Pero ni siquiera ahí se atisba un final porque LaLiga ya ha apuntado, a través de su presidente Javier Tebas, sus dudas sobre la capacidad federativa para tomar este tipo de decisiones. Y también se muestra remisa a que, como podría parecer, la opción de que el cuarto clasificado por el final en Segunda, en este caso el Deportivo, pueda beneficiarse de la caída del Fuenlabrada.

El instructor emitió este sábado un detallado informe de los acontecimientos ocurridos en torno al aplazamiento del partido entre Deportivo y Fuenlabrada el pasado 20 de julio. Lo hizo poco después de que Competición desestimase una segunda petición del club madrileño para recusarle. En unas consideraciones previas a su relato, Ricardo Esteban Díaz afea la actitud del Fuenlabrada, al que señala por actuar “con manifiesta mala fe” al intentar dilatar todo el proceso con la suspensión de testificales, solicitud de pruebas a las que luego renunció o la presentación de más de 50 documentos y correos electrónicos en apenas dos semanas.

Pero al fin, Ricardo Esteban Díaz concluye que se desencadenó una “adulteración sin precedentes” en la competición y considera probado que el Fuenlabrada ocultó, antes de viajar a A Coruña, la existencia de hasta cuatro positivos por covid-19 entre plantilla y auxiliares. Luego se dispararon hasta 28. Se apoya para ello en un certificado enviado la tarde del aplazamiento por el médico del equipo a LaLiga, en el que asume que los dos días anteriores ya había cuatro casos positivos en el grupo de trabajo del cuadro madrileño. En sus testimonios al instructor, varios integrantes del Fuenlabrada dijeron que eran casos pendientes de confirmar, pero el juez detectó varias incongruencias en la declaración del médico Juan Manuel Blanco, testimonio sobre el que en las últimas horas el Fuenlabrada presentó, sin éxito, un escrito para que se anulase.

“Los responsables del club y el médico, en colaboración con miembros de la LNFP [LaLiga], ocultaron intencionadamente la existencia de positivos confirmados el domingo”, concluye el juez federativo, que agrega que lo hicieron a sabiendas del riesgo que podía entrañar tanto para la salud pública como para la integridad de a competición. Los casos positivos se multiplicaron, los desplazados tuvieron que confinarse en un hotel de A Coruña durante casi dos semanas y la última jornada de Liga no se pudo disputar al completo en la fecha y hora prevista.

Ricardo Esteban Díaz advierte de una conducta dolosa en el Fuenlabrada y de colaboración estrecha de LaLiga porque, además, en su turno de interrogatorio con el médico, este le advirtió de que casi 24 horas antes de la celebración del partido (el domingo por la noche) habló con LaLiga y desaconsejó el viaje a A Coruña. “Se planteó la suspensión”, aseguró José Manuel Blanco. El presidente del club, Jonathan Praena, apuntó que el consejo de su médico no fue estricto. “Deja un poco más de manga ancha”, agregó ante el instructor, que se escandaliza por “algo tan poco serio” y a su vez concluye: “¿Cómo pueden hacer caso omiso a consejos en materia de tanta relevancia? Muy fácil, lo sabían y lo ocultaron conscientemente”. “La ocultación tanto por parte del club como de la LNFP lleva a la toma de una decisión que afecta a toda la competición”, explica el instructor, que estima probado que a los propios futbolistas del Fuenlabrada se les ocultó información antes de emprender el desplazamiento y se les puso en serio riesgo.

“El club y LaLiga tenían la obligación legal y moral de poner toda la información de que disponían en conocimiento de las autoridades deportivas y clubes participantes”, matiza el instructor, que recuerda como las decisiones sobre como disputar la última jornada se tomaron, entonces, con urgencia y con perjuicio para terceros equipos. “Se alteró el buen orden deportivo y la finalización de la competición en un acto de mala fe e insolidario”, concluye el relato del instructor en un crescendo: “La LNFP abandonó a su suerte al resto de clubes participantes en la competición y mostró un interés desmedido, adquiriendo un rol interesado y sobreprotector en defensa del Fuenlabrada”.

La asesoría jurídica y secretaría del Consejo de Administración del Fuenlabrada la asume Javier Tebas Llanas, hijo del presidente de LaLiga. Poco después de tener conocimiento de la petición del instructor, el club madrileño emitió un comunicado en el que apunta a que el nombramiento de Ricardo Esteban Díaz es ilegal y que no escribe las providencias que firma: “El autor real de las mismas es el vicesecretario de la Federación Española de Fútbol, Miguel García Caba”, asegura.

Leave a Reply