Lo que Lisboa está enseñando

El capitalismo ya ocupa todos los espacios, también el del fútbol. Como la practicidad no se discute y el fútbol no tiene hinchada propia, aceptamos con resignación las palabras de Simeone: “El resultado no es lo más importante, es lo único”. Los entrenadores tienen derecho a decirlo, porque son los primeros guillotinados por un mal resultado. Pero la frase es una falta de respeto al fútbol cómo fenómeno, ópera de los pobres que provoca sobresaltos emocionales, estéticos, y eleva, en oca…

Leave a Reply