Objetivo: que el virus no espante a más turistas

Los ventanales de las habitaciones del hotel Morlans Garden, en el núcleo turístico mallorquín de Peguera, permanecen cerrados, con alguna toalla solitaria que cuelga de la barandilla. A pocos metros de la playa, uno de los edificios anexos de este establecimiento del municipio de Calvià acoge a 20 turistas que o bien han dado positivo por coronavirus o bien son acompañantes de los contagiados. Es la solución ideada por el Gobierno de las islas para aislar a los visitantes que enfermen durante sus vacaciones y no tengan una residencia fija en la comunidad.

Los primeros en estrenarlo fueron un grupo de 10 viajeros procedentes de Madrid de los que uno dio positivo al poco de llegar, lo que obligó a aislar a los otros nueve. Hasta el momento, 60 turistas han pasado por sus instalaciones. “Me parece una buena idea, creo que es una buena solución que no sé si existe en otros lugares”, comenta Karine, una joven alemana que pasa sus vacaciones con su novio y unos amigos en un apartamento alquilado durante tres semanas. Afirma que no tienen miedo al contagio y han preferido arrendar un apartamento en la playa para no tener que mezclarse con mucha gente.

Este no es el único hotel en el que la factura no la pagan los clientes, sino las arcas públicas. En plena espantada de turistas de medio mundo —ayer fue el Gobierno alemán el que declaró España como “zona de riesgo” después de que otros países como el Reino Unido hayan impuesto cuarentenas forzosas—, las comunidades quieren mostrarse como un destino seguro, que cuida a sus huéspedes, frente al coronavirus. Cuatro de las autonomías con mayor peso del turismo en su PIB regional, Baleares (35%), Canarias (35%), Comunidad Valenciana (15%) y Cataluña (12%) han aprobado estas semanas medidas para hacerse cargo de los gastos ocasionados por la covid-19 en los visitantes.

Primero fue Baleares, que aprobó pagar el alojamiento a los turistas que se contagien o que presenten síntomas en las islas y deban guardar cuarentena; luego Canarias presentó una póliza de seguros que cubre desde la posible hospitalización hasta la prolongación de la estancia; y luego se sumaron la Comunidad Valenciana y Cataluña con propuestas similares a cargo de los presupuestos de cada comunidad.

El departamento balear IB-Salut pagará más de medio millón de euros para alojar a turistas con síntomas leves o asintomáticos afectados por la covid-19. La adjudicación de este servicio se produjo el pasado día 24 de julio, pese a que el primer traslado al hotel puente de Menorca ocurrió el día 10, con una familia murciana que ya ha podido regresar a su hogar. El Servicio de Salud balear prevé prorrogar los contratos ya firmados con los establecimientos si la pandemia se prolonga e hiciera falta el servicio para confinar a visitantes.

Kiki, una alemana que deambula con su marido por la zona de playa de Peguera, ya había escuchado hablar del hotel para turistas enfermos. “Es una buena alternativa para seguir atrayendo visitantes. La gente en España se ha tomado la pandemia muy en serio, todos con mascarilla por la calle. Espero que la situación no empeore. Sería triste para los alemanes no poder venir”, afirma mientras su pareja asiente. En una esquina de la playa, un grupo de turistas, también alemanes, charla animadamente. Franz, que pasa las vacaciones en la isla con su hija, reconoce que estas medidas le dan algo de tranquilidad. “El sistema sanitario aquí es bueno. Si coges la enfermedad por lo menos hay una respuesta preparada”, señala.

El Gobierno canario cerró un acuerdo para suscribir una póliza de seguro para todos los turistas que viajen a las islas, ya sean nacionales o extranjeros. Este seguro cubrirá la asistencia en viaje, gastos médicos, repatriación sanitaria y prolongación de estancias por cuarentena para aquellos visitantes que hayan contraído la covid-19 durante su estancia en territorio canario. La consejera de Turismo, Yaiza Castilla, aseguró que es la primera comunidad que facilita este tipo de coberturas. El coste total de la póliza es de unos 450.000 euros, con los que se cubrirán los riesgos de los turistas que visiten las islas hasta el 31 de diciembre. El seguro, recalcan fuentes de la consejería, es complementario y solo se activa cuando no existan otras coberturas contratadas por el turista. La entidad aseguradora, Axa, pondrá a disposición del Gobierno regional una línea de atención telefónica exclusiva para atender cualquier circunstancia relacionada con la póliza.

‘Hoteles refugio’

La Comunidad Valenciana también ha contratado alojamiento para los turistas que tengan que aislarse en el domicilio ante las sospechas o confirmación de haber contraído la covid-19. La inversión prevista por la Generalitat es de 280.000 euros. Benidorm y la capital son los puntos de referencia de los dos hoteles refugio, con habitaciones disponibles para uso exclusivo de estos turistas.

Por su parte, Cataluña dispone de tres hoteles para turistas que tengan que someterse a cuarentena, en Barcelona, Girona y Tarragona. El coste del alojamiento será asumido por la Generalitat. De momento, estos hoteles no tienen ningún huésped.

Desde la localidad catalana de Ulldecona han llegado a Peguera de vacaciones Nati, Jordi y sus dos hijos adolescentes. Reconocen que han tenido dudas de última hora sobre si viajar. “Los hoteles para turistas con coronavirus dan seguridad al que viene. Piensas que por lo menos estás protegido”, señala Nati. Por el momento, ella y su marido confían en disfrutar de unos días de vacaciones sin coronavirus. “Era mi sueño”, admite.

CON INFORMACIÓN DE BLANCA CÍA (BARCELONA) Y GUILLERMO VEGA (LAS PALMAS)

Leave a Reply