Dos accidentes de escándalo y dos banderas rojas en Austria

Captura del accidente.
Captura del accidente.

Apenas se habían disputado ocho vueltas cuando la carrera de MotoGP se vio interrumpida por un accidente tremendo. Afortunado, también. Johann Zarco atropelló por detrás a Franco Morbidelli, el peor parado, aunque su estado de salud es bueno. Lo más llamativo fue, sin embargo, contemplar como la moto del italiano seguía rodando sin piloto e invadía la pista. Y la del francés, cruzaba también por los aires hacia al otro lado del trazado, a toda velocidad, por encima de la cabeza de Maverick Viñales y por delante de Valentino Rossi, que minutos después todavía no se había repuesto del susto.

Ondeó la bandera roja, la que obliga a interrumpir la carrera, al tiempo que Zarco se iba corriendo a preocuparse por el estado de Morbidelli, que tuvo que ser retirado en camilla de la pista y podría sufrir alguna fractura.

El accidente sucedió en uno de los circuitos más rápidos del campeonato. El Red Bull Ring, en Spielberg, entre las verdes montañas austriacas, tiene apenas nueve curvas, una larga recta, infinidad de subidas y bajadas y unos cuantos cambios de rasante de vértigo. Un escenario exigente, diseñado para la fórmula 1 y que acoge las carreras del Mundial de Motociclismo desde el 2016. Nunca antes en estos cinco años se había vivido una jornada de carreras tan accidentada como esta. El primer susto llegó en la prueba de Moto2.

Apenas unos minutos antes había sido Syahrin el peor parado. Bastianini, líder de la categoría intermedia, rodaba en quinta posición cuando se fue al suelo y tanto él como su moto se quedaron en mitad de la pista. Era la curva 1, en plena bajada y tras un cambio de rasante. El carrusel de motos pasó a continuación. Los que no había contemplado el accidente lo pagaron más caro. Especialmente el corredor malayo del equipo Aspar, que fue enviado al hospital por un fuerte golpe en la pelvis, aunque inicialmente se descartó una gran fractura.

Leave a Reply