La ‘madame’ estafadora, el robo y la reyerta en un piso prostíbulo de La Línea

Casas de La Línea de la Concepción, en una imagen de archivo.
Casas de La Línea de la Concepción, en una imagen de archivo.Marcos moreno

Ni el poeta Max Estrella ni su fiel escudero, el bohemio Don Latino de Hispalis, —célebres personajes de Luces de Bohemia— se habrían topado con tal elenco de personajes como los que se encontraron unos policías de La Línea de la Concepción. Una estafadora que se reconvirtió en madame en su huida de la justicia, una pareja que se peleaba cuchillo en mano y una mujer que aprovechó el caos para robarle el bolso a la primera. La esperpéntica escena, digna de una obra Valle-Inclán, ocurrió la noche del pasado 5 de agosto en un piso de alquiler reconvertido un local de alterne ilegal.

La historia que ocultaba un piso de alquiler en Pasaje Universal, una zona céntrica y tranquila de La Línea, comenzó con la detención de su madame, María del Carmen D.D.; aunque cuando la policía la apresó ni siquiera conocía aún su ocupación. Contra la mujer de 47 años pesaba pesaba una reclamación judicial en vigor por unas estafas cuyo origen y trascendencia no han detallado las fuentes de la Policía Nacional consultadas. Los agentes la detuvieron el pasado el pasado 5 de agosto en las calles de la localidad gaditana y, sin pretenderlo, provocaron una reacción en cadena que acabó por desmantelar, en mitad de una reyerta, un piso de alquiler reconvertido en prostíbulo.

Apenas unas horas hicieron falta para que la ausencia de María del Carmen de su negocio provocase una pelea en la calle Pasaje Universal. Alertados por la bronca, los agentes de la Policía Local y Nacional se encontraron a un hombre, R.H.C., de 32 años, que acabó detenido por un atentado contra agentes de la autoridad. “La puerta de la vivienda estaba entreabierta y desde dentro se oían gritos”, asegura una fuente de la policía municipal. Al entrar en el piso, los agentes se percataron de que una mujer intentaba esconder un cuchillo con el que había llegado a amenazar al hombre apresado previamente.

Resultó que todos ellos regentaban un prostíbulo clandestino en el que ejercían, al menos, tres mujeres más, todas de nacionalidad española. También que la segunda jefa del negocio aprovechó la ausencia de su madame para robarle el bolso que se había dejado en la casa y en el que la mujer guardaba su documentación, móviles, las llaves del domicilio y más de 1.000 euros. En total, la intervención policial en mitad de la reyerta culminó con la detención de tres personas: el hombre y dos mujeres, la que portaba el cuchillo y la supuesta autora de la sustracción que respondían a las iniciales de L.E.F.M., de 46 años y C.F.B., de 28 años.

El grupo UCRIF de la Comisaría de La Línea —que investiga delitos vinculados con la prostitución— investiga ahora por ejercer la trata tanto a la madame como a su subordinada. Los agentes informaron al dueño del piso de lo que estaba ocurriendo en el interior de su vivienda.

Aunque su desmantelamiento fuese estrambótico, el caso del piso de La Línea no es único. La policía viene detectando un constante “auge” en la creación de prostíbulos ocultos en viviendas que son alquiladas para ejercer esta actividad, según asegura la institución. “Habitualmente los responsables cobran un importe a las prostitutas por alquilar una habitación de la vivienda. Lo hacen para dar más seguridad y discreción o evitar la presión policial”, explican fuentes policiales. Durante el estado de alarma provocado por la pandemia del coronavirus, los agentes gaditanos descubrieron un caso similar en Rota en una casa que, en realidad, ocultaba un local de alterne.

Leave a Reply