Los Reyes regresan a Madrid tras agotar sus vacaciones en Mallorca

Unas vacaciones cargadas de compromisos públicos y sin salidas privadas. Los Reyes Felipe y Letizia y sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía, regresan este martes a Madrid para instalarse en el Palacio de la Zarzuela donde pasarán lo que resta de mes pendientes de la evolución de la pandemia de coronavirus. Este año la Familia Real no disfrutará de los tan ansiados días de vacaciones privadas, en un destino extranjero y habitualmente desconocido para los ciudadanos.

La necrópolis de Puig des Molins y el paseo marítimo de Sant Antoni en Ibiza han sido los objetos de su última visita oficial antes de poner rumbo a Madrid y la primera ocasión en la que se ha visto juntos a los Reyes tras el anuncio de la Casa Real sobre el destino actual de Juan Carlos I, que ha comunicado que se encuentra en Emiratos Árabes Unidos desde el pasado tres de agosto. El interrogante sobre el destino del rey emérito ha rondado todos los actos oficiales de los Reyes esta última semana.

Tras la recepción de Felipe VI a las autoridades autonómicas y locales en el palacio de La Almudaina ninguno de los dirigentes políticos arrojó luz sobre el asunto, ya que no dieron detalles de los temas tratados en el encuentro. El pasado miércoles el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, también fue requerido sobre esta cuestión tras el despacho de verano con Felipe VI donde subrayó que la decisión de anunciar el paradero de Juan Carlos I era de la Casa Real y del propio afectado.

Los Reyes han dilatado hasta los diez días el tiempo de su estancia en el Palacio de Marivent, que en los últimos años apenas alcanzaba la semana duración. Felipe VI y Letizia han cargado la agenda de actividades con entidades que se han visto especialmente afectadas por la crisis económica derivada de la alerta sanitaria, con visitas a un proyecto de inserción social en un barrio desfavorecido, a la que también acudieron sus hijas, o el paseo por el museo y la casa natal de Fray Junípero Serra en Petra para relanzar a imagen del religioso, fundador de las misiones en América y considerado una figura colonial y racista por el movimiento Black Lives Matters. Las visitas también se han extendido este año a Menorca e Ibiza, islas a las que no se desplazaban durante sus vacaciones.

A diferencia de veranos anteriores, no ha habido ni posados en los jardines del palacio, ni salidas con la reina emérita al cine, ni recepción a la sociedad civil, ni cenas en familia en conocidos restaurantes de la capital balear. Los Reyes han permanecido encerrados a cal y canto en Marivent durante los días que no tenían actos señalados en la agenda. Tampoco han trascendido salidas de la reina emérita Sofía o de su hermana Irene de Grecia, que llegaron a Palma a principios de mes. Con la última visita oficial a Ibiza los Reyes ponen punto y final al verano más anómalo de su reinado.

Leave a Reply