Navarra entre fogones, curvas y un sinfín de actividades

Si eres de buen comer y buen beber, en Navarra vas a disfrutar como en pocos sitios. En esta tierra, la gastronomía es de una riqueza y de una personalidad abrumadora. ¿El secreto?: materias primas y productos de calidad, y una cocina siempre deliciosa que combina los sabores tradicionales con las técnicas más vanguardistas. Por algo, Navarra es un paraíso para los foodies.

Navarra entre fogones, curvas y un sinfín de actividades

La alta cocina es uno de los sellos de identidad de la región, con platos muy elaborados y visualmente muy atractivos que son auténticas obras de arte. Recetas con altas dosis de innovación, puro delicatesen. Lo mismo pasa con los pinchos, que han evolucionado hasta convertirse en una referencia internacional. Cuando los pruebes puedes estar tranquilo porque la higiene está garantizada.

Lo mismo ocurre en sus restaurantes, con una separación adecuada entre mesas y todas las garantías higiénicas. Son locales amplios, modernos, con unas cartas cuidadas hasta el mínimo detalle y al alcance de los paladares más exigentes. Al probar los platos, te quedarás sin palabras.

También los vinos merecen una mención especial. Navarra cuenta con la Denominación de Origen D.O. Navarra, con excelentes blancos, tintos y rosados. Para conocer mejor su elaboración, te proponemos recorrer la Ruta del Vino y participar en alguna de las numerosas actividades que ofrece. Otra buena opción es visitar una bodega, donde podrás catar los caldos y degustar algunos de los productos más sabrosos de esta tierra mientras estás rodeado de viñedos.

Son solo algunas de las sorpresas que te deparan en este viaje gastronómico en el que se conjugan arte, naturaleza y cultura. Una escapada que te dejará buen sabor de boca no solo por la comida, también por el carácter afable y accesible de sus gentes. Si quieres disfrutar de más actividades relacionadas con el universo de la gastronomía, no lo dudes. Navarra es tu destino.

Territorio de aventura

Navarra es, además, el lugar perfecto para pasar unos días de aventura rodeado de naturaleza. ¿Te apetece contemplar paisajes excepcionales mientras pedaleas en una bici BTT por la Selva de Irati? ¿O recorrer junto a tu familia alguno de los tramos del Camino de Santiago que atraviesa la región? Si lo prefieres, puedes completar a pie algunas de las rutas senderistas, adaptadas a todos los niveles, que te esperan en este viaje. O hacer un trayecto en buggy por el desierto de las Bardenas Reales, un parque natural declarado Reserva de la Biosfera por la Unesco. Si no has oído hablar del nordic walking, este es tu momento: cálzate las botas, agarra bien los bastones y adéntrate por el Valle de Sakana, otro de los lugares mágicos que te esperan en Navarra.

Hay tanto para elegir que no sabrás ni por dónde empezar. Si te gustan las emociones fuertes, atrévete con el barranquismo en Isaba o con un descenso en balsa entre las paredes de piedra de la Foz de Lumbier. Y si te van las cuatro ruedas, puedes cambiar la barca neumática por una ruta en todoterreno por los caminos que cruzan el Valle de Baztán. ¿Te has decidido ya?

Para completar el viaje, nada mejor que conocer el patrimonio cultural de Navarra. Algunas sugerencias: el emblemático Castillo de Javier, el románico del Monasterio de Leyre, un paseo por la villa medieval de Olite y su Palacio Real o una visita guiada a pie por el conjunto medieval de Ujué. Un viaje en el tiempo que te trasladará a la Edad Media.

Durante el verano, se suceden numerosas actividades culturales. Sobresale el Festival Flamenco On Fire, del 26 al 30 de agosto en Pamplona. Y hasta el 13 de septiembre, música, danza y artes plásticas son los protagonistas de Kultur 2020, un festival que traslada la cultura fuera de la capital navarra y la acerca a 36 localidades y enclaves de interés de la Comunidad. La agenda se completa con circo, teatro y talleres de pintura, ideales para compartir en familia.

Como remate, un paseo por Pamplona. Te sorprenderá la vitalidad que desprenden sus calles adoquinadas del casco antiguo, repletas de cafés, terrazas y restaurantes. También sus placitas rebosantes de encanto y sus monumentos centenarios, como la majestuosa Catedral de Santa María o las murallas, declaradas Monumento Nacional. Y su amplia oferta cultural, así como los parques y la naturaleza que rodean el entorno de la ciudad.

Como ves, tienes todos los argumentos necesarios para planificar un city break en un destino que te cautivará a cada paso. Descubrirás, por ejemplo, los secretos de las fortificaciones de Pamplona, los misterios que oculta el parque de la Taconera o las historias más curiosas de los encierros de San Fermín, una de nuestras fiestas más internacionales. Todo, a través de visitas guiadas, para que no pierdas detalle. En tu escapada tampoco puede faltar la gastronomía, bien en forma de alta cocina o de pinchos. Aprovecha estos días. ¡Navarra te espera!

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Leave a Reply