Oracle se une a Microsoft y Twitter en la puja por TikTok

El presidente y fundador de Oracle, Larry Ellison, el 22 de octubre de 2018 en San Francisco, California.
El presidente y fundador de Oracle, Larry Ellison, el 22 de octubre de 2018 en San Francisco, California.Justin Sullivan / Getty Images

Nuevo contendiente en la puja por el negocio de TikTok. La compañía de software Oracle, propiedad de Larry Ellison (el quinto hombre más rico del planeta según Forbes y fiel partidario de Donald Trump) ha entrado en la carrera para adquirir la popular aplicación de vídeos virales propiedad del conglomerado chino Bytedance, según ha adelantado el diario Financial Times. La pasada semana, el presidente prometió cerrar en un plazo de 90 días la compañía a menos que sea adquirida por una empresa estadounidense.

La empresa tecnológica ha mantenido conversaciones preliminares con ByteDance y estaba considerando seriamente la compra de sus operaciones en EE UU, Canadá, Australia y Nueva Zelanda, según sostienen las fuentes citadas por el rotativo británico. Oracle se habría aliado para afrontar la operación con un grupo de inversores estadounidenses que ya tienen una participación en ByteDance, entre los que se incluyen los fondos de inversión General Atlantic y Sequoia Capital.

Microsoft ha sido el principal candidato desde que anunció públicamente a principios de este mes que había mantenido conversaciones para explorar una compra de los negocios de la aplicación en estos tres países. Y quizás algo más, porque la empresa fundada por Bill Gates parece estar considerando seriamente una oferta para hacerse cargo de las operaciones globales de TikTok en otras zonas geográficas. Está interesada, sobre todo, en comprar el negocio europeo y el de la India. En este último país, la aplicación de vídeo ha sido prohibida por el primer ministro Narendra Modi. Twitter, a su vez, también ha mantenido conversaciones con TikTok. Los analistas, sin embargo, no creen que la red social sea capaz de financiar el acuerdo.

La entrada de Oracle, de esta manera, podría condicionar las negociaciones de Microsoft, hasta ahora la única firma en informar públicamente de sus negociaciones. Y lo hacen en un momento en el que la Casa Blanca ha elevado la presión sobre ByteDance al añadir el ultimátum de 90 días a otra orden anterior que prohíbe hacer negocios con la empresa a personas e instituciones de los Estados Unidos.

Apoyo de Trump

El excéntrico Larry Ellison, de 76 años, es uno de los pocos magnates de Silicon Valley que apoya abiertamente a Donald Trump. Aunque asegura no haber entregado nunca dinero para sus campañas, el multimillonario sí ha organizado eventos para recaudar fondos en favor del Partido Republicano. Su ampuloso modo de vida (es un coleccionista compulsivo de objetos y propiedades lujosas: una isla en Hawái, el sexto yate más grande del planeta, mansiones en distintos lugares del mundo, arte o compañías aéreas), su vida personal (se ha casado cuatro veces, tiene dos hijos y suele ir acompañado de mujeres mucho más jóvenes que él), su difícil carácter (suya es la frase “no es suficiente que yo tenga éxito, todos los demás deben fallar”) o sus retoques estéticos no ocultan lo verdaderamente principal: es uno de los grandes nombres de la historia empresarial estadounidense e integrante de la santísima trinidad de la informática estadounidense junto con Bill Gates y Steve Jobs.

Oracle, su creación, es, quizás la compañía de Silicon Valley más importante de aquellas sobre las que el ciudadano a pie no ha oído hablar, dado que está centrada en dar servicios empresariales y no tiene prácticamente ninguna inversión en aplicaciones de consumo o medios sociales. La empresa, el segundo mayor fabricante de software del mundo, fue fundada hace cuatro décadas por el propio Ellison y los también ingenieros Ed Oates y Bob Miner. Él fue su consejero delegado desde la creación en 1977 hasta 2014, año en el que pasó a ocupar la presidencia del consejo de administración y la principal responsabilidad tecnológica (CTO o chief technology officer). Actualmente cuenta con 138.000 empleados y factura unos 40.000 millones de dólares al año (33.613 millones de euros al cambio actual).

Su valor en Bolsa asciende a unos 140.000 millones de euros. Pero, lo que es más importante, Oracle cuenta con una caja de unos 36.000 millones en efectivo o equivalentes a finales de mayo, lo que la convierte en una de las pocas empresas que potencialmente podría permitirse la operación. Diversos analistas y banqueros han estimado el valor de los negocios de TikTok en EE UU entre 20.000 y 50.000 millones de dólares, un rango amplio que refleja la complejidad de separar los negocios americanos y globales de TikTok.

Historia china

TikTok, por su parte, constituye uno de los grandes éxitos empresariales chinos en el exterior. ByteDance compró la también china Musical.ly en 2017 y la fusionó con su producto, TikTok creando una aplicación con más de 100 millones de usuarios en EE UU. Fue un movimiento clave: era una app similar y muy popular entre los adolescentes estadounidenses. “Aunque ambas eran empresas chinas con un producto parecido, Musical.ly había sido muy bien recibida en el extranjero mientras que Douyin dominaba el mercado doméstico”, señaló recientemente a EL PAÍS Seongwen Chiang, profesor de marketing en la escuela de negocios China-Europa (CEIBS). TikTok y Douyin conviven de manera paralela. La primera, solo accesible en extranjero. La segunda, dentro de China, para cumplir con la política de censura que impone el Partido Comunista. Es precisamente este vínculo lo que preocupa (aparentemente) a la Administración Trump, sobre todo por la seguridad de los datos.

Detrás de Bytedance se encuentra Zhang Yiming, un ingeniero de 37 años, décimo hombre más rico del país y 61 hombre más rico del planeta según Forbes. ByteDance es una rara avis en el ecosistema chino por no contar con inversiones de las grandes tecnológicas de su país, Alibaba o Tencent, con las que sí ha llegado a enfrentarse en alguna ocasión en los tribunales. Su primera idea se centró en usar inteligencia artificial para ofrecer una selección personalizada de noticias. El despegue definitivo llegó en 2016, con el lanzamiento de Douyin. Zhang había vuelto a detectar una oportunidad, esta vez en el mercado de los vídeos cortos, muy populares entre el público chino. Un año más tarde compraba, por casi 1.000 millones de dólares, Musical.ly, que como ya ha quedado claro, acabó fusionando con TikTok.

Puedes seguir a EL PAÍS TECNOLOGÍA RETINA en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a nuestra Newsletter.

Leave a Reply