Unas semifinales de Champions para los más descansados

Robert Lewandowski celebra su gol ante el Barcelona en cuartos.
Robert Lewandowski celebra su gol ante el Barcelona en cuartos.POOL / Reuters

Si por algo será recordada esta edición de la Champions es por su novedoso e inesperado desenlace. El improvisado formato a partido único y en sede neutral abría la puerta a las sorpresas, que han acabado llegando con la presencia del Leipzig y del Lyon en unas semifinales en las que, por primera vez desde 1991, no habrá representantes españoles, ingleses o italianos. Pero, además, tanto estos dos conjuntos como el Bayern y el PSG han confirmado que la falta de rodaje y los distintos ritmos de competición con los que llegaban los equipos a Lisboa, a priori presentados como un hándicap, han acabado siendo un factor irrelevante.

MÁS INFORMACIÓN

De los ocho equipos que se presentaron en Lisboa, han sido precisamente los cuatro que más tiempo llevaban sin jugar los que han logrado el pase a la lucha por la final, dando lugar a unas semifinales franco-alemanas inéditas. El PSG y el Olympyque Lyon no han disputado ningún partido de Liga desde marzo, cuando la competición fue suspendida definitivamente por las consecuencias de la pandemia. Por su parte, el Bayern y el Leipzig finalizaron la Bundesliga el 27 de junio, un mes y medio antes de disputar la Champions. Por el camino, sin embargo, han quedado dos equipos españoles (Barça y Atlético), que finalizaron el campeonato el 19 de julio, además de un inglés (City) y un italiano (Atalanta), cuyas ligas acabaron el último fin de semana de julio, apenas unos días antes de la cita en Lisboa

Tanto Bayern como Leipzig, verdugos de los equipos españoles, pudieron descansar y centrarse en la fase final de la Champions cuando LaLiga ni siquiera había terminado. Mientras el Barcelona y el Atlético apuraban sus vacaciones, los dos conjuntos bávaros ya preparaban el desafío europeo a pleno rendimiento. “En todo momento han sido mejores. Estaban más rápidos, más intensos y no nos ha dado para igualar su intensidad”, asumía Koke, capitán del Atlético, tras finalizar el choque ante el Leipzig, que sorprendió a los rojiblancos a base de transiciones fulgurantes. “Nos costó tener chispa y ganar duelos ante un rival decidido y con frescura”, reconocía su entrenador, Diego Pablo Simeone.

Más trabas tuvieron en su preparación los dos equipos franceses clasificados para semifinales, algo insólito en la historia de la Champions. Apenas dos partidos oficiales disputó el PSG después del parón: la final de la Copa de la Liga y de la Copa de Francia. “Aunque no pudimos competir, en los entrenamientos estábamos en nuestro mejor momento. Ahora hemos demostrado que estamos preparados y estamos en Lisboa para ganar”, aseguró en la previa del duelo ante el Leipzig Thomas Tuchel, cuyo equipo demostró su buen estado físico aprovechando los minutos de descuento para remontar su partido de cuartos ante el Atalanta.

Lo que Rudi García, técnico del Lyon, calificó como “una desventaja” antes del choque de su equipo ante el Manchester City ha acabado por convertirse en un punto a favor, a la vista de los resultados. El OlympIque ha dejado fuera de la Champions a la Juventus y a los Citizens, demostrando no haber acusado para nada la falta de ritmo competitivo al igualar la teórica superioridad técnica de sus rivales con un tremendo despliegue en el plano físico a pesar de solo haber disputado un partido oficial en cinco meses, precisamente el de la final Copa ante el PSG.

Leave a Reply