Diez parques acuáticos para refrescarse (con seguridad) este verano

Debido a la covid-19, algunos parques acuáticos permanecerán cerrados este verano, como Siam Park, en Santa Cruz de Tenerife, o PortAventura Caribe Aquatic Park, en Tarragona. Los que sí han abierto observan medidas extraordinarias en sus instalaciones: mascarilla obligatoria, distancia física, gel hidroalcohólico, reducción de aforo, limpieza y desinfección reforzadas, restricciones en aseos, vestuarios o taquillas. Aquí van 10 propuestas en España para refrescarse de una de las maneras más divertidas.

1. Bahía Park (Algeciras, Cádiz)

Bahía Park, en la gaditana Algeciras, es uno de los parques acuáticos mejor valorados según los Travelers’ Choice 2020 de TripAdvisor. Cuenta con una zona infantil muy amplia y atracciones populares como Gran Niágara, Snake Hole, Water Race, Kamikaze, Río Salvaje, Zig-Zag o las aguas bravas del Río Jurásico, que se navegan entre dinosaurios. A pesar de las limitaciones de aforo y otras medidas de seguridad, este verano se mantienen la animación infantil y espectáculos para toda la familia. Para quienes busquen relax, dispone del mayor jacuzzi de Andalucía. Las entradas compradas a través de la web (con un día de antelación) tienen dos euros de descuento.

Tubo cerrado en el Parque Warner Beach, en Madrid.
Tubo cerrado en el Parque Warner Beach, en Madrid. Anadolu Agency getty images

2. Parque Warner Beach (San Martín de la Vega, Madrid)

Descensos vertiginosos y giros inesperados a lomos de un flotador, caídas al vacío dentro de una cápsula o carreras para ver quién se desliza sobre el agua más rápidamente. Como todo el Parque Warner, instalado en San Martín de la Vega, Warner Beach (con acceso independiente) se encuentra tematizado. Sus visitantes se tumban en una playa de arena natural, juegan en el agua o se divierten en la piscina de olas rodeados de los Looney Tunes, los Picapiedra y Scooby Doo. Aquí también se encuentran superhéroes y villanos de DC Comics: Superman, Batman, Wonder Woman, Harley Quinn o el Joker. Este verano, además del aforo limitado y de la recomendación de comprar las entradas online, suma un nuevo edificio de atención al cliente para aliviar las colas en los accesos.

3. Aquarama (Benicasim, Castellón)

El Salto del Diablo es un tobogán kamikaze ubicado en el parque acuático Aquarama, en Benicasim. Quienes se atreven con él disfrutan de una caída de 30 metros o, lo que es lo mismo, desde 10 pisos de altura. Hay otros dos toboganes gigantes, Big Slide y La Lombriz; cuatro de 1,10 metros, que asemejan los tentáculos de un Kraken, al que para hacerle frente hay que tirarse al agua por una tirolina; y dos toboganes más tipo twister, que descienden entrecruzándose. Quienes prefieran chapotear aguas más tranquilas tienen la zona de Los Lagos, con áreas de relax, una piscina de olas y los espacios dedicados a los más pequeños. Esta temporada el parque ha organizado dos sesiones, de mañana o de tarde, sin posibilidad de hacer una jornada continua, ya que cierra de 14.00 a 15.00 para una limpieza y desinfección de las instalaciones.

Toboganes y piscinas del Water World, en Lloret de Mar.
Toboganes y piscinas del Water World, en Lloret de Mar. Alamy

4. Water World (Lloret de Mar, Girona)

El Rafting River no solo es la instalación acuática más grande de Water World, sino de Europa. Aquí los visitantes descienden en una barca redonda para cuatro personas por un canal de agua de 215 metros de longitud (155 de ellos, a oscuras) y se encuentran con sorpresas en forma de cascadas y giros de 360 grados. También hay otras propuestas para disfrutar en pareja, como la X-Treme Mountain: una montaña rusa llena de subidas y bajadas a bordo de una barca para dos pasajeros. Mucho más movidos son los toboganes kamikazes, los de cápsula para una caída libre o la atracción Storm, en la que el bañista recorre más de 80 metros en un tubo y se siente succionado hacia la piscina por un enorme remolino de agua. Cuenta con ofertas para jóvenes, de fin de semana, pases de temporada, y los menores de 12 años entran gratis.

5. Aquapark Cerceda (A Coruña)

Este es el único parque acuático de Galicia. Inaugurado en el año 2000 y con atracciones para todos los públicos, esta temporada tiene previsto abrir hasta el 31 de agosto. Entre los más pequeños triunfan la piscina de La Ranita, la del Géyser o El Caldero (una gran perola que se va llenando hasta que vuelca y el agua cae sobre los bañistas). Para los mayores, el multipistas: un tobogán con cuatro calles para hacer carreras; la atracción alcanza los 15 metros y es la más alta del recinto. Y como instalación estrella, el Roaller Coaster: una enorme pista deslizante en forma de uve. Y, además, se puede disfrutar de un aquatubo abierto, otro cerrado, toboganes con curvas y otros kamikazes. Lo que no ha abierto este verano, debido a la covid-19, es la piscina de olas, que se ha convertido en una piscina normal para asegurar que se mantienen las distancias.

El parque Aqua Mágica, en Sevilla.
El parque Aqua Mágica, en Sevilla.

6. Aqua Mágica (Sevilla)

Pertrechado con sus diversos sellos (nacionales e internacionales) de destino seguro, Aqua Mágica abrió el pasado 4 de julio con el 50% de su aforo y todas sus atracciones en marcha. Entre sus divertimentos, una Isla de Toboganes, Playa Quetzal (con arena auténtica), piscinas para nadar o relajarse, un Río Lento, una tirolina desde la que darse un chapuzón, y Mini Paraíso, dedicado a los más pequeños. La parte acuática de Isla Mágica, en Sevilla, no tiene acceso independiente, y para comprar entrada hay que presentar el ticket o el pase de temporada del parque temático. De manera que el visitante puede disfrutar de Aqua Mágica hasta las 20.00 y, a continuación, darse una vuelta por Isla Mágica hasta las 23.00. Tiene previsto su cierre el 27 de septiembre.

El parque de Illa Fantasia, en Vilassar de Dalt (Barcelona).
El parque de Illa Fantasia, en Vilassar de Dalt (Barcelona). Jordi Boixareu Alamy

7. Illa Fantasia (Vilassar de Dalt, Barcelona)

Más de 22 toboganes de distinta intensidad (desde atracciones extremas a instalaciones en las que solo pueden entrar los niños), tres macropiscinas y una zona de pícnic. Illa Fantasia, en la comarca del Maresme, es un clásico del verano barcelonés y uno de los pioneros en España. ¿Sus atracciones más populares? Aquamania, un descenso desde 15 metros de altura por tres opciones de tubos cerrados; Espiral, un tobogán tubo que desciende en espiral desde 10 metros de altura, o Bitour, tres toboganes en curva que garantizan un abrupto descenso. Está abierto hasta el 13 de septiembre y anuncia distintas ofertas para visitarlo en agosto.

Uno de los toboganes de Aqualandia, en Benidorm.
Uno de los toboganes de Aqualandia, en Benidorm.

8. Aqualandia (Benidorm, Alicante)

Aqualandia cuenta con 15 grandes atracciones acuáticas, que van desde las más suaves a las más radicales. Entre estas últimas destaca el Big-Bang (conjunto de cuatro toboganes que ofrecen una sensación de caída libre) y Verti-Go: dos toboganes de 28 y 33 metros de altura, el último considerado el más alto de Europa y el tobogán-cápsula más alto del mundo; los participantes tardan tres segundos en deslizarse por él hasta el agua, a una velocidad mínima de 100 kilómetros por hora. “Es como saltar desde un piso 13”, explican sus creadores. Para quienes no quieran probar esa sensación extrema existen otras experiencias más tranquilas, como los típicos zig-zag, rápidos o toboganes de pendiente más moderada. Fue el parque acuático más grande de Europa hasta la inauguración de Siam Park.

9. Aqua-Tropic (Almuñécar, Granada)

La particularidad de Aqua-Tropic es que se nutre de agua salada, procedente del Mediterráneo. Por algo este pequeño parque acuático se encuentra situado en la playa de Velilla de Almuñécar, en la Costa Tropical de Granada. Los visitantes obtienen unas bonitas vistas al mar desde las plataformas por las que acceden a los toboganes. Hasta el 13 de septiembre propone atracciones clásicas kamikaze, black-hole, piscinas infantiles, de chapoteo, y de olas, pistas blandas para hacer carreras, jacuzzi— junto a otras como el torbellino, pistas en zig-zag o unos toboganes gemelos para ver quién se desliza más rápido. Anuncia packs familiares, de cuatro amigos y para grupos de más de 10 personas. Y recomienda el pago con tarjeta y el uso de pulseras cashless, con recargas de 20, 30 y 50 euros (se devuelve el importe no gastado).

Una de las atracciones del parque acuático Splash Sur de Menorca.
Una de las atracciones del parque acuático Splash Sur de Menorca.

10. Splash Sur (Menorca, Baleares)

Se trata del tercer parque acuático con mejor calificación de los usuarios según los premios Travelers’ Choice 2020 de TripAdvisor (283 opiniones con una puntuación de 4 sobre 5). Splash Sur, en la menorquina Sant Lluís, es pequeño pero ofrece todo el abanico de posibilidades: desde los toboganes kamikazes a los multipista y los blackhole, pasando por la Bowl Slide, una atracción consistente en deslizarse por una rampa para acabar en una olla loca gigante. Tiene mucha oferta para niños, con zonas infantiles que incluyen un hidrotubo, otra piscina baby y una más de chorros. La piscina jacuzzi o las tumbonas acuáticas sirven para relajarse. Ofrece bonos para adultos y menores. Y anuncia que estará abierto hasta el 31 de octubre.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Leave a Reply