María Cañal: “Este verano hay que aprovechar el entorno”

La llegada de su hijo Nico inspiró a la arquitecta de interiores ovetense María Cañal a abrir un blog, bitácora que fue creciendo a la par que ellos para ir dando cabida a artículos sobre cómo reciclar y evitar el desperdicio, sobre la decoración ideal de una fiesta de cumpleaños o de recuerdos de los viajes que, desde que era pequeño, María y Nico hicieron juntos a los confines del mundo. Todos sus intereses estaban ahí recogidos. Nico tiene ya 13 años y su relación, dialogante, cómplice como pudiera aspirar a ser cualquier madre de su hijo adolescente, ha inspirado a una audiencia que tampoco ha parado de crecer.

Cuenta María que, pese a ello, el lapso del confinamiento al principio fue difícil y que, ahora, tras haberse acostumbrado a distraerse en casa, a Nico le ha costado volver a salir, abandonar las pantallas. Cualquier otro año lo habría tentado con una escapada a Marruecos u otro lugar de cultura diversa para romper el hábito. Este, para seguir espoleando su curiosidad, para que se relacione con la naturaleza y los otros y practique deporte la solución la ha hallado en una combinación de planes que aúnen lo que han disfrutado durante la cuarentena y el redescubrimiento de su región, Asturias.

Un viaje por los mares del mundo

Un recorrido por 60 acuarios de agua dulce y salada que te permitirán conocer al detalle la flora y la fauna de los mares del mundo.

Conocimiento, experiencia y diversión

Un recorrido de casi dos kilómetros para conocer mejor la Tierra, el Espacio y la Mar. Alberga una colección con más de 76 cefalópodos y algunos peces abisales.

Vistas al mar y al Jurásico

A 155 metros sobre el mar y con forma de huella tridáctila de dinosaurio se halla este museo, con una de las más interesantes y didácticas muestras sobre estos reptiles.

Cuenca minera, patrimonio cultural

Los visitantes transitarán por una mina de montaña y descenderán a la primera planta de un pozo de extracción sin actividad desde 1969 y declarado Bien de Interés Cultural para recorrer la ruta del carbón, además de poder montar en un auténtico tren minero.

Una playa con huellas jurásicas

Al borde del acantilado de la Playa de la Griega, accesible desde la playa, se halla una superficie de arenisca con diaclasas (grietas tectónicas) que contienen huellas de terópodos erosionadas por el mar.

Una puerta al arte prehistórico

Una oportunidad para adentrarse en el mundo de la prehistoria a través de una reproducción de las cuevas de arte rupestre más famosas del mundo, como la de Altamira, integradas en un espectacular paisaje natural donde también se pueden ver especies protegidas como los caballos Przewalski, de origen prehistórico, o los bisontes europeos.

Una aventura rural

A 14 kilómetros de Cangas de Onís, esta ruta descubre la gastronomía y la cultura de la Asturias más rural. Se puede visitar una réplica de cabaña de pastores y probar una sidra de fabricación casera.

Patrimonio cultural e industrial

Una ocasión para volver al pasado y descubrir un sistema de energía hidráulica datado del siglo XVIII en perfecto estado, además de visitar una arquitectura popular de casonas, cabazos y hórreos.

Los caminos infinitos de la naturaleza

Con un 80% de su superficie situado por encima de los 800 metros, este enclave apenas modificado por la mano del hombre ofrece la posibilidad de practicar senderismo con muchas rutas aptas para toda la familia.

“Un niño puede pasar 24 horas jugando a videojuegos”, dice Cañal. En su caso, consiguió enderezar la tendencia que el encierro inspiraba mediante una rutina rigurosamente pautada, en la que cupieran franjas asignadas al ocio y tiempo para estar el uno con el otro. Todo acordado y escrito en un calendario. Se esforzaban por diferenciar los días laborables y de colegio de los fines de semana, jornadas en las que, por ejemplo, se levantaban un poco más tarde o se permitían ahorrarse el ejercicio físico que practicaban diariamente. Los cursos de acuarela que ambos realizaron juntos por Internet han resultado una herramienta muy útil a la postre. “A pesar del empeño, los videojuegos no solo eran entretenimiento sino la forma de comunicarse con los amigos a los que no veía, así que es cierto que aumentó el tiempo que les dedicaba. Ahora he tenido que hablarlo con él, explicarle por qué no es solo una cuestión de apetencia, que tenemos que salir porque es bueno para su cuerpo y su mente. Siempre nos escuchamos el uno al otro, más que imponernos cosas, y hemos disfrutado sin ir más lejos de continuar mejorando nuestro dibujo desde que empezamos el curso al salir a pintar del natural”.

Pero no solo. No tardó en encandilar a Nico con planes como ir a hacer surf, montar en bici, acometer rutas senderistas que terminaban con un chapuzón en el mar. “Este verano hay que aprovechar el entorno, lo que nos queda cerca, y nosotros tenemos la suerte de que en Asturias puedes ir a la montaña y la playa prácticamente el mismo día”. “Yo siempre digo que Asturias es un destino ideal para los niños. Puedes estar disfrutando de la mañana a la noche y no tienes que estar pendiente a las horas que hace más o menos calor”, añade.

Cañal es autora, precisamente, de Guía de Asturias con niños, libro cuyo repertorio le será útil como en pocas ocasiones para unas vacaciones juntos con las que adaptarse de nuevo a disfrutar de lo que hay afuera de forma saludable.

Divertirse y aprender de todo sobre la vida

Luis Laria, naturalista y fundador de la Coordinadora para el Estudio y la Protección de las Especies Marinas (Cepesma), es un hombre empeñado en transmitir su afán conservacionista -empatía por todo lo vivo- y su entusiasmo imperturbable por descubrir lo que todavía no se sabe y comprender mejor cuanto nos rodea. Por ello se propuso, ni más ni menos, hacer accesibles al público infantil los infinitos misterios de la vida. Y con ese afán levantó en las cercanías de Luarca el Parque de la Vida, cuya visita empieza enfrentando temores primigenios tales como tocar una serpiente para aprender a respetar toda forma de vida. La clase de planes con niños a la que se refiere María Cañal como ideales para esta época.

Laria es un experto internacional en calamares gigantes, el casi mítico kraken, y posee la mayor colección de ellos conservados, pero en el recinto que él regenta puede aprenderse de casi todo: historia, química, astrología, física. Incluso, en sus praderas, en las que campan en libertad especies de animales de toda índole, hay módulos espaciales reales a los que el visitante puede acceder. Saber y placer, naturaleza y ciencia.

Leave a Reply