El Gobierno se reunirá con los agentes sociales el 4 de septiembre para discutir la prórroga de los ERTE

Una trabajadora desinfecta la mesa de la terraza un local de hostelería.
Una trabajadora desinfecta la mesa de la terraza un local de hostelería.Europa Press

Ya hay fecha: la primera reunión de la comisión tripartita del diálogo social será el 4 de septiembre, según han confirmado este jueves fuentes del Ministerio de Trabajo. Es entonces cuando patronal, sindicatos y Gobierno volverán a tocar el delicado tema de la prórroga de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), la medida estrella que el Ejecutivo lanzó al inicio de la pandemia para evitar una destrucción masiva de puestos de trabajo, y que ya fue ampliada hasta finales de septiembre tras una dura negociación.

Patronal y sindicatos abogan por mantener la ayuda hasta al menos finales de año, vistos los estragos que la crisis económica causada por la covid-19 está causando en el tejido empresarial. Pepe Álvarez, secretario general de UGT, insistió el miércoles en una entrevista a EFE que los ERTE tendrán que prolongarse más allá del plazo actualmente establecido. “Hoy nadie duda de que es necesario dar continuidad a los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE)” por fuerza mayor vinculados a la pandemia más allá de septiembre, afirmó. El sindicalista aseguró que reclamará que no se ponga un límite en el mes de diciembre, sino que a finales de año la comisión vuelva a evaluar la situación. Además, señaló que UGT pedirá que no se reduzca la prestación de desempleo de los afectados del 70 % al 50 % de su base reguladora cuando lleven seis meses en esa situación, como estaba previsto.

El acuerdo al que llegaron los agentes sociales y el Gobierno a finales de junio para la primera prórroga de los ERTE fija un “periodo transitorio de bonificaciones decrecientes” en las cotizaciones a la Seguridad Social para favorecer la vuelta al trabajo. La situación actual prevé que las empresas de menos de 50 trabajadores que seguían entonces en ERTE total se beneficiarían de una reducción en las cuotas del 70% en julio, del 60% agosto y del 35% en septiembre; del 50%, 40% y 25%, respectivamente, para las más grandes.

En el caso de los ERTE parciales, el decreto preveía una bonificación en las cotizaciones del 60% para los trabajadores reincorporados y del 35% para los que seguían en suspensión de empleo en el caso de las compañías más pequeñas, con plantilla de menos de 50 personas. Las más grandes se beneficiarían de una exoneración del 40% para el personal que volvía a su puesto y del 25% para el restante que siguiera sin actividad.

Cerca de 3,4 millones de personas llegaron a beneficiarse de la prestación en el momento más duro del confinamiento, con el cierre parcial o total de muchas actividades para limitar los contagios de coronavirus. La fórmula inicial de los ERTE por fuerza mayor ―es decir, los justificados directamente por la declaración del estado de alarma— suponía una bonificación en las cotizaciones del 100% para las empresas de menos de 50 trabajadores y del 75% para las de más grandes, condiciones que se fueron modificando con la desescalada.

Leave a Reply