El líder del PP catalán pide que se siga contando con Álvarez de Toledo

El PP catalán ha evitado inmiscuirse en la decisión de Pablo Casado de destituir como portavoz del grupo parlamentario en el Congreso a Cayetana Álvarez de Toledo, diputada por Barcelona. Sin embargo, Alejandro Fernández, presidente del PP catalán, si que afirmó, en la red, que para él la de la política es una “voz imprescindible, libre y culta que tan bien representa el espíritu de la España de los Libres e Iguales”. “Ojalá podamos seguir contando con esa voz, especialmente en Cataluña. Ese es mi deseo”, afirmó Fernández el lunes tras el relevo.

Convertida en diputada rasa, Álvarez de Toledo no ha aclarado aún si mantendrá o no el escaño por Barcelona. Fernández reconoce en ese mensaje la valía de la política pero no le pide específicamente que conserve el acta que logró en las elecciones del 28 de abril de 2019 y que revalidó en las del 10 de noviembre. Daniel Serrano, secretario general del PP catalán, retuiteó, eso sí, el mensaje de Fernández y Llanos de Luna, diputada por Barcelona, otro tuit lleno de elogios hacia Álvarez de Toledo del eurodiputado Javier Zarzalejos. También la alabó el que fue su número dos en las elecciones de abril y que no logró el acta. Xavier García Albiol, alcalde de Badalona, dio por contra por bueno el relevo.

Casado ha convocado para este jueves una junta directiva nacional de carácter telemático para abordar la remodelación de la dirección. José Luis Martínez-Almeida, alcalde de Madrid, será nombrado portavoz nacional; Cuca Gamarra portavoz del Congreso y Ana Pastor, vicepresidenta de comunicación. La mayoría de dirigentes del PP nacional han optado por la discreción en el momento de valorar la destitución de Cayetana. Al margen del mensaje de Fernández, solo Esperanza Aguirre salió expresamente a decir que el relevo la entristecía profundamente y que había sido una de las mejores portavoces del partido. Otras fuentes del partido avisaron que el peor escenario es que la política conserve el acta.

De forma imprevista, Casado apostó por la política madrileña para ser cabeza de lista por Barcelona en abril de 2019. Los resultados fueron un fiasco: el PP perdió en Cataluña cinco escaños y solo logró el acta de Álvarez de Toledo. Ella fue la primera en reconocer que los resultados fueron muy malos. Siete meses después, en las elecciones de noviembre, volvió a ser candidata y el PP remontó ligeramente logrando dos escaños. No participó apenas en Cataluña en la campaña de las municipales aunque si acudió de forma regular a reuniones del partido y actos sectoriales.

El presidente de la Xunta en funciones y líder del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo, defendió este miércoles que la competencia para decidir quién es el portavoz parlamentario es del presidente del Grupo Popular y de la formación, por lo que situó “dentro de lo normal” el relevo de Álvarez de Toledo. En una intervención ante los medios, Feijóo, que había mantenido algunas diferencias públicas con la política, minimizó la relevancia del cambio y no se pronunció sobre si eso potenciaban el perfil moderado del partido. “El presidente es el que hace la propuesta del portavoz y también el que hace la de sustitución. Igual que consideró que ella podía ser una portavoz adecuada, ha considerado oportuno el cambio. Nada más”, sostuvo. “Se pueden hacer lecturas, tertulias o conclusiones pero ha ejercido con normalidad su competencia”.

Leave a Reply