Las dudas embargan a Messi

Messi, durante el partido ante el Bayern.
Messi, durante el partido ante el Bayern.� / �

La continuidad de Leo Messi en el FC Barcelona continúa más en suspense que nunca después de la reunión que el capitán azulgrana ha mantenido este jueves con el entrenador Ronald Koeman. Las dudas embargan al rosarino después de la frustración que siente por la goleada encajada en Lisboa y la mal política deportiva de la junta que preside Josep Maria Bartomeu.

“En los dos últimos años he intentado realizar cambios que creía muy importantes para el futuro del primer equipo. A pesar de mi convencimiento e insistencia no lo he conseguido”, afirmó Eric Abidal, que renunció al año de contrato que le quedaba como secretario técnico del Barcelona. La salida de Abidal se interpretó en algunos sectores como una concesión a Messi.

El 10 mantenía una relación muy distante con Abidal y tampoco era especialmente fluida con el técnico Quique Setién, destituido de mala manera con un comunicado en el que ni siquiera se le agradecían sus servicios y sustituido por Koeman. La contratación del técnico holandés y sus declaraciones en favor de la continuidad de Messi durante su presentación abonaban la reconciliación del jugador con el Barça.

Koeman incluso solicitó una reunión urgente con Messi. El encuentro se celebró este jueves y el resultado no fue el esperado por el Barcelona. La emisora RAC1 informó que el argentino le ha comunicado al entrenador que no ve claro su futuro en el club y le ha asegurado que se ve más fuera que dentro del Barça. Ningún portavoz del club quiso valorar el encuentro Koeman-Messi

El capitán azulgrana, en cualquier caso, es consciente de las dificultades que tendrá si opta por dejar el Barcelona. Messi, que ha cumplido 33 años, tiene firmado un contrato hasta 2021 y su cláusula de rescisión es de 700 millones de euros. Tampoco es fácil para un club asumir su ficha, que ronda los 50 millones de euros, Los efectos de la pandemia han alterado por lo demás el mercado; no se esperan grandes operaciones para los próximos meses a la espera de que concluya la Champions.

Esperar hasta enero

Messi podría optar por esperar a enero y empezar a negociar con el equipo que apostara por sus servicios o por el contrario renovar por el Barcelona. Koeman, de todas maneras, advirtió que solo contará con los jugadores que quieran estar en el Barcelona. El holandés aspira a vertebrar un proyecto ganador, precisamente la petición del 10. El capitán, sin embargo, es muy escéptico después de las últimas experiencias vividas en el Camp Nou.

El panorama todavía es más complejo si se tiene en cuenta que el 15 de marzo próximo se celebrarán elecciones a la presidencia del Barcelona y algún precandidato ya ha anunciado que espera convencer y contar con el apoyo de Messi. El jugador, que se encuentra de vacaciones, no parece estar a favor de continuar en el Barça. La esperanza del club es que sus intenciones hayan cambiado después de escuchar a Koeman.

Messi está tan fastidiado que, a diferencia de situaciones anteriores en que el conflicto se ha reconducido, no se descarta una salida traumática del Camp Nou.

Leave a Reply