Vox y Ciudadanos esperan sacar rédito de la crisis interna en el PP

La exportavoz del Grupo Popular en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, este lunes frente al Congreso.
La exportavoz del Grupo Popular en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, este lunes frente al Congreso.Kike Para

“La gente identifica a Cayetana con la derecha, y es un error. Sus formas son elitistas, pero su fondo no es conservador. Es muy transversal, liberal en los derechos civiles: eutanasia, LGTBI, drogas, etcétera. A mí me gusta”, analiza un dirigente de Ciudadanos. No son pocos en Cs y Vox los que reconocen que ficharían para sus filas a Álvarez de Toledo. La ex portavoz parlamentaria del PP, figura controvertida sobre todo en su partido, aúna amplias simpatías entre sus adversarios en la derecha. Álvarez de Toledo era un cuadro político codiciado en Vox y Ciudadanos, que ven con satisfacción que el PP pierda a una portavoz que atraía a sus electorados, según los dirigentes consultados. Tras su cese, el partido de extrema derecha ya ha empezado a hostigar a los populares con críticas a su supuesto entreguismo al PSOE, mientras diputados de Cs apuntan que intentarán dar la “batalla cultural” que defendía Álvarez de Toledo, y a la que según ella, el líder del PP, Pablo Casado, ha renunciado.

La destitución fulminante de la voz en el Congreso del PP desconcierta en parte a sus competidores. Los miembros de la dirección de Cs consultados no tienen claro qué ha pesado en Casado al relevar a la portavoz, pero creen que al líder del PP no le ha salido bien la operación, precisamente por el mensaje equívoco que transmite. En un partido tan disciplinado y jerárquico como el de Inés Arrimadas se comprende en parte lo sucedido porque la figura de Álvarez de Toledo, “una intelectual”, “revuelve las aguas”. Algunas fuentes de la cúpula creen que el peso de la decisión está precisamente en la pugna de poder y no en un giro ideológico del PP, que no esperan.

Más allá de que el perfil de los nuevos portavoces del PP aupados por Casado sean gestores de tono y formas en principio más moderados, el PP no parece emprender una nueva etapa que suponga abrirse a grandes acuerdos con el Gobierno de Pedro Sánchez, ni a distanciarse de Vox al estilo de otras derechas europeas. Precisamente esa indefinición -o cierta crisis de identidad- en el PP es la que pretende ser aprovechada por Vox y Cs. Las dos formaciones tienen, en cambio, una posición nítida: la extrema derecha, la de ser el azote sin cuartel al Gobierno, negándose a todo acuerdo, mientras el partido de Inés Arrimadas busca un pacto de Presupuestos con el Ejecutivo para limitar la influencia de Unidas Podemos.

Vox aparece, por su parte, a juzgar por las encuestas, como el partido con más posibilidades de pescar en las aguas revueltas del PP. La salida del perfil duro de Álvarez de Toledo refuerza la tesis de la extrema derecha de que los populares son la “derechita cobarde”, que ya ha remarcado el partido de Santiago Abascal. Javier Ortega Smith, secretario general de Vox, ha difundido en su cuenta de Twitter un tuit del periodista Luis del Pino con el siguiente análisis: “Pues a mí me parece un gesto de honestidad por parte de Casado la destitución de Cayetana Álvarez de Toledo. Creo que es muy sano que el PP decida por fin dejar de engañar a los electores y se presente como realmente es: un partido progre de centro-izquierda”.

La extrema derecha cuenta además con el protagonismo que le dará la moción de censura que presentará en septiembre contra el Gobierno. “O el PP tiene gente que muerda, o Vox ganará. Necesitan un perfil como el de Cayetana. Viene una crisis económica espantosa, a Podemos le salen escándalos… ¿Quién va a canalizar la ira de la gente por la crisis? Esta vez no va a ser Podemos, será Vox”, analiza un exdirigente de Cs.

En las direcciones de los partidos saben que si un competidor se enreda en problemas internos, aparece una ventaja para los demás. Una oportunidad a aprovechar. Algunos miembros del partido de Arrimadas pretenden ocupar el espacio que deja Álvarez de Toledo como ariete en la “batalla cultural” contra la izquierda. “Estoy de acuerdo con Cayetana, hay que dar la batalla cultural. Si no vas y peleas, ganarán otros”, asegura el diputado Guillermo Díaz. “Aquí es donde muchos nos reconocemos. Esta es la batalla que hay que dar, sin complejos”, defiende también la portavoz económica de Cs en el Congreso, María Muñoz.

Ofertas para fichar a la exportavoz

Cayetana Álvarez de Toledo no ha desvelado aún si renunciará a su escaño y se dará de baja del PP, pero ya ha recibido elogios de Ciudadanos y Vox con ofertas más o menos explícitas para que se sume a sus filas.

El vicepresidente de Castilla y León, Francisco Igea (Cs), afirmó este miércoles que no le “importaría nada de nada tenerla como compañera”. Antes de su regreso a la primera línea del PP, Álvarez de Toledo estuvo cerca de recalar en Cs. Según cuenta el exdirigente del partido Xavier Pericay en su libro ¡Vamos? el anterior líder de Cs, Albert Rivera, le ofreció ser su candidata en Madrid. Ella reconoció en su día haber votado a Cs.

Leave a Reply