21 inmigrantes que viajaban en pateras hacia Canarias han muerto en las últimas 48 horas

El viaje en patera hacia Canarias se ha cobrado la vida de 21 migrantes en menos de 48 horas. A los 15 cadáveres rescatados este miércoles de un cayuco, se han sumado otras seis personas que viajaban en un cayuco con 10 supervivientes y que fueron auxiliados este jueves por la tarde. Salvamento Marítimo rescató ayer los cuerpos de cinco fallecidos y 11 supervivientes en una patera a 110 millas al sur de Gran Canaria, según ha informado la Delegación del Gobierno. Dos de los 11 migrantes con vida fueron trasladados en un helicóptero de la Guardia Civil hasta un centro sanitario, pero uno de ellos falleció. Los otros nueve viajaron en la embarcación Salvamar Menkalinan hasta puerto de Arguineguín (en el sur de Gran Canaria).

Las primeras imágenes obtenidas este jueves desde el aire no permitían confirmar que hubiera fallecidos en la embarcación. Tras la llegada de la Salvamar Menkalian, se constató que había cuatro cadáveres y una persona en estado crítico. Además de estos dos cayucos localizados con víctimas mortales en las últimas horas, Salvamento Marítimo también procedió al rescate de una patera a una milla de Arguineguín, en Gran Canaria con un total de 36 personas a bordo, todas en buen estado de salud.

El balance mortal de esta semana en el Archipiélago ha puesto de manifiesto la reactivación de la ruta migratoria entre África y Canarias, a pesar de la situación de la pandemia. De hecho, cada día son más las embarcaciones que emprenden esta peligrosa vía en la que, según la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) una de cada veinte personas pierden la vida. La veintena de muertes de las últimas horas se unen a las 44 que se registraron tras el naufragio de tres embarcaciones que intentaban llegar a las islas después de salir desde Tarfaya (Marruecos), Dajla (Sáhara Occidental) y Nuadibú (Mauritania), hace dos semanas.

Las llegadas de pateras a Canarias se han multiplicado casi por seis este año respecto a 2019. Hasta el 31 de julio habían llegado al archipiélago 3.269 personas, un número importante pero lejos del alcanzado durante la llamada crisis de los cayucos en 2006 (cerca de 40.000).

Leave a Reply