El histórico equipo Williams, vendido a un fondo norteamericano

Russell, en un momento del gran premio de España, en Montmeló, con su Williams.
Russell, en un momento del gran premio de España, en Montmeló, con su Williams.ALEJANDRO GARCIA / POOL / EFE

Williams, el cuarto equipo del Mundial de Fórmula 1 en número de títulos de piloto (siete) y el segundo en la estadística reservada a los constructores (nueve), ya no pertenecerá a la familia que lo bautizó con su nombre, liderada por el incombustible Frank, que hace unos años dejó paso a Claire, su hija. En una nota mandada este viernes a mediodía, la estructura de Grove (Oxfordshire) anunciaba haber sido adquirida por Dorilton Capital, un fondo privado de inversión norteamericano involucrado en sectores como la salud, la ingeniería y la fabricación de componentes industriales, que, al menos de entrada, no tiene intención de cambiar las siglas de identidad ni la sede de una de las escuderías con más historia del certamen. Culmina de esta forma una operación que se veía a venir des del pasado mes de mayo, cuando la compañía británica anunció sus intenciones de vender parte o la totalidad de sus acciones.

“Cuando arrancamos este proceso de sondeo, queríamos encontrar un socio que compartiera la misma pasión y los mismos valores que tenemos nosotros, que reconociera el potencial del equipo y que pudiera explotar su fuerza”, declara Claire Williams en el comunicado. “En Dorilton hemos encontrado exactamente eso; gente que entiende el deporte y aquello que se precisa para poder llegar al éxito. Personas que saben respetar nuestro legado y que harán todo lo posible para asegurarse llegar al éxito en el futuro”, añade quien hasta ahora era la máxima responsable de la estructura. “Este puede ser el final de la era de Williams como equipo familiar, pero al mismo tiempo sabemos que cae en buenas manos y que tendrá asegurada su supervivencia”, remacha la ejecutiva.

Hacía ya tiempo que Williams, una de las referencias de la parrilla en las décadas de los años ochenta y noventa, se tambaleaba en un campeonato que no tiene compasión con cualquier formación que no tenga unos cimentos de hormigón armado. Mucho menos en una época en la que, además, ha habido que hacer frente a la inactividad y contratiempos provocados por el coronavirus. Todo eso, sin que el brazo deportivo funcione, es prácticamente imposible a día de hoy. Williams terminó los dos últimos cursos como el farolillo rojo de la tabla, con un solo punto en 2019, conseguido por Robert Kubica, que cruzó la meta el décimo en el Gran Premio de Alemania. Los balances del holding de 2019 presentaron unas pérdidas de casi 14,5 millones de euros, cuando en 2018 había obtenido unos beneficios de 14 millones de euros. La división de F1, por su parte, pasó de ingresar 145 millones de euros en 2018 a unos 106 millones la temporada pasada.

“Estamos encantados de haber invertido en Williams, y entusiasmados con las perspectivas de negocio que se nos presentan. Creemos que somos el socio ideal debido a nuestro estilo de inversión flexible y paciente, que permitirá que el equipo se concentre en su objetivo de regresar a las posiciones delanteras de la parrilla”, convino, por su parte, Matthew Savage, presidente de Dorilton Capital. “Nuestra intención es la de comenzar a trabajar con el grupo humano de Williams en una estrategia de revisión del negocio, con el fin de determinar las áreas que precisan de inversiones”, cierra Savage.

Leave a Reply