Interior, condenado a devolver 64.500 euros a un guardia civil

Agentes de la Guardia Civil en un control de carreteras en Extremadura el pasado día 14.
Agentes de la Guardia Civil en un control de carreteras en Extremadura el pasado día 14. / Europa Press

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha condenado al Ministerio del Interior a pagar 64.556,61 euros a un guardia civil. La sentencia, dictada el pasado 6 de julio, condena a la Dirección General de la Guardia Civil a devolver al agente dicha cantidad, más los intereses, por considerar que se le retiró indebidamente.

El recurrente se presentó a las pruebas de ingreso en el instituto armado en la convocatoria de 2012, pero fue excluido al no resultar apto en el reconocimiento médico por exceso de colesterol. Tras iniciar una larga peregrinación por los tribunales, el Supremo le acabó dando la razón y en noviembre de 2015 falló a su favor (ya que en una segunda analítica realizada tres días después del reconocimiento médico sus niveles de colesterol eran normales) y ordenó que se incorporase en la escala de cabos y guardias “con fecha de efectos del 30 de enero de 2013”.

De acuerdo con la sentencia, se le abonaron los salarios atrasados que no cobró, primero como alumno y luego como guardia. Sin embargo, “posteriormente y de manera incomprensible”, según la sentencia, se le exigió que devolviera la cantidad percibida.

El argumento de Interior fue que, durante el tiempo en que estuvo pleiteando, no prestó servicio en la Guardia Civil e incluso pudo realizar otros trabajos incompatibles con la función pública, por lo que no le correspondía cobrar de haberes. Además, alegaba, la sentencia del Supremo no fijó el cobro de ninguna indemnización ni se valoraron daños y perjuicios.

El tribunal advierte, sin embargo, que la interpretación de Interior convertiría la sentencia del Supremo en “meramente declarativa, sin que conllevara ningún reconocimiento de derechos”, mientras que su ejecución ha supuesto el ingreso del guardia, con su escalafonamiento, promoción y antigüedad. Lo único que admite la sentencia es que la cantidad a percibir debió ser en concepto de indemnización y no de haberes, pero agrega que el importe de la indemnización debe ser exactamente el de los salarios dejados de cobrar; por lo que ordena a Interior que le devuelva el dinero.

El abogado del agente, Antonio Suárez-Valdés, asegura que hay cientos de casos similares en la Guardia Civil y la Policía, por lo que augura un “aluvión de recursos” tras la contundente sentencia.

Leave a Reply