La redención de Julen Lopetegui

El pasado 1 de marzo el Sevilla venció de forma agónica a Osasuna (3-2) en la jornada 26ª de LaLiga. A lo largo del partido, Julen Lopetegui apenas si podía asomar su cabeza fuera del banquillo ante los pitos de la afición del Sevilla. Catorce días antes del confinamiento y justo después de pasar por los pelos a los octavos de final de la Liga Europa tras eliminar al Cluj, negros nubarrones se cernían sobre el técnico vasco y su proyecto al frente de un Sevilla que iba cuarto en la Liga, pero solo con un punto de ventaja sobre el quinto, el Getafe, y dos sobre el sexto, el Atlético de Madrid.

Cinco meses después, el equipo andaluz ha ganado su sexta Liga Europa tras quedar cuarto en el campeonato nacional, empatado a puntos (70) con el tercero, el Atlético. Lopetegui ha conquistado su primer título de clubes como entrenador y ha marcado un hito en el Sevilla al convertirse en el técnico con menor proporción de derrotas en una temporada (ocho en 53 partidos). Además, el preparador vasco ha roto el registro de imbatibilidad del Sevilla (21 encuentros seguidos) y ha mantenido la portería a cero 26 veces. Las lágrimas de Lopetegui con su cuerpo técnico tras la consecución de esta sexta Liga Europa del Sevilla explican la liberación de un entrenador que puso un gran final a su viaje más alucinante.

”Entiendo que la gente tuviera dudas. La crítica es buena para que nos haga reflexionar, pero a mí Lopetegui me ganó en aquel 6 de mayo. Se ha confirmado todo lo hablado multiplicado por lo que queramos”, afirma Monchi, director deportivo del Sevilla, cuando se le pregunta por Lopetegui. Después de esa charla con el técnico el 6 de mayo de 2019, el directivo propuso al consejo sevillista la contratación del vasco para su nuevo proyecto en el Sevilla. Hubo caras de asombro en el consejo y multitud de críticas dentro de la afición del equipo andaluz. No se olvidaba su abrupto despido de la selección española en el verano de 2018 justo antes del inicio del Mundial de Rusia, después de anunciarse su contratación por el Madrid. Pero especialmente se le recriminaba su fracaso al frente del banquillo del propio club blanco, un equipo poco querido por la afición andaluza. Nadie podía esperar que la maniobra de Monchi saliera tan bien. El propio directivo suele aclarar que le gusta firmar a jugadores y entrenadores con ganas de reivindicarse después de un paso atrás en sus carreras. Perdido tras dos amargas experiencias con la selección y el Madrid, la apuesta de Monchi volvió a ser ganadora. El manteo del entrenador por los jugadores después del triunfo es todo un símbolo de la unión que logró con el plantel. Lopetegui, que solo había triunfado en los escalafones inferiores de la selección española y que fue incapaz de ganar un título en un grande como el Oporto en año y medio, ha podido escribir en el Sevilla, sin embargo, su obra más perfecta.

Respaldo de Monchi

El entrenador siempre sintió el respaldo del director deportivo, empeñado en rescatarle para la élite. “Ha sido muy importante la labor de Monchi. Con ese respaldo, Julen ha podido aguantar la presión de la afición del Sevilla. Había muchos aficionados en su contra al venir de una situación difícil. Ha cambiado la situación a base de trabajo”, señala Pablo Alfaro, defensa del Sevilla entre 2000 y 2005, mito para muchos sevillistas y comentarista de la final para las televisiones con derechos. “Es un líder absoluto. La gestión que ha hecho de la plantilla ha sido impresionante”, añade José Castro, presidente del hexacampeón de la Liga Europa.

”El sufrimiento provocado por el confinamiento obró en beneficio de la unión del grupo. El equipo se disparó en el regreso al trabajo”, señalan desde dentro de la entidad. Incluso algunos analistas comentan que al Sevilla le vino bien competir sin público porque había momentos en los que la afición protestaba muy pronto los planteamientos de Lopetegui, al que se acusaba de ser excesivamente reservón en su estadio. Esas mismas voces resaltan también su buena gestión del grupo. Por ejemplo, sentando a Banega cuando el argentino vivía sus peores momentos de juego y dando la titularidad a Bono en la fase final de la Liga Europa a pesar de la recuperación de Vaclik, portero titular. “El míster tiene mucho mérito en lo logrado. Trabaja las 24 horas por esto”, indicó Navas, uno de los jugadores imprescindibles en este triunfo del Sevilla. Cumplida la misión en esta temporada tan especial, Lopetegui podrá descansar ahora 10 días junto a su padre en el País Vasco.

Leave a Reply