Lopetegui: “Va por ellos, por Reyes y por Puerta”

A Jesús Navas, campeón del mundo y de Europa con España, se le saltaron las lágrimas en cuanto Danny Makkelie, el árbitro que este viernes dirigió la final de la Europa League entre el Sevilla y el Inter, pitó el final del partido. Cuando le preguntaron si el título que acababa de conquistar (3-2) era el más especial de su carrera, el lateral, que ya había ganado dos Copas de la UEFA (2006 y 2007) con el club de su vida y que se coronó en Johannesburgo en 2010 con aquella selección española irrepetible, respondió con franqueza que sí. “Poder levantarla como capitán, con mi Sevilla, con toda esa gente que no está, José Antonio [Reyes], [Antonio] Puerta, Campanal [leyenda del club], mi padrino, que falleció hace poco…”, se sinceró Navas con la voz entrecortada.

También lloró Diego Carlos, que en el Sevilla se ha proyectado este año como uno de los mejores centrales del mundo. “Un título, mi mujer embarazada… es maravilloso, me alegro por todos”, declaró emocionado el defensa después de que el Sevilla ganara la sexta Europa League de su historia en seis finales –2006, 2007, 2014, 2015, 2016 y, ahora, 2020–. El brasileño cometió un penalti en el minuto cuatro al derribar a Romelu Lukaku, la tercera pena máxima que concedía en los últimos tres encuentros. Después colaboró en el gol del triunfo con una chilena que entro en la portería de Handanovic después de que el propio Lukaku desviase el remate. “He hablado con mi familia, necesitaba marcar, y ha salido el gol al final”, se desquitó.

Las emociones envolvieron también a Sergio Reguilón. El lateral izquierdo ha logrado reivindicarse en un club que apostó por su cesión el pasado verano. El madrileño, que hace unos días reconocía que no sabe dónde estará el año que viene, aceptó el reto hace doce meses y se fue del Real Madrid a la capital andaluza en busca de minutos con Julen Lopetegui.

El entrenador, que lo había dirigido unos meses el año anterior en su breve etapa como preparador del Real Madrid, fue otro de los miembros del Sevilla a los que se vio este viernes en Colonia con los ojos vidriosos. Para él ha sido difícil el camino hasta su primer título con un club —antes había conseguido el Europeo sub-19 y el sub-21 con España—, alcanzado tras una etapa brevísima como técnico madridista y después de la salida turbulenta de la selección española en 2018 poco antes de que comenzase el Mundial de Rusia. Como Navas, el técnico se acordó de los que no están: de las víctimas de la pandemia y de los dos canteranos ilustres fallecidos, Reyes –en un accidente de tráfico el año pasado– y Puerta –murió en 2007 tres días después de sufrir una parada cardiorrespiratoria en un encuentro ante el Getafe–, a los que el Sevilla dedicó la celebración con una camiseta serigrafiada con sus fotos: “Estamos aquí a 22 de agosto y ha sido complejo. Para mí es una alegría inmensa. Pido a los aficionados que sean prudentes en la celebración [por el coronavirus], pero que lo celebren. Esto va por ellos, por Reyes y por Puerta”.

Leave a Reply