Cuca Gamarra, la fortaleza de la flexibilidad

“No tenemos miedo a abrir el partido al diálogo con toda la sociedad, eso nos enriquece. El PP tiene unos principios tan firmes y tan sólidos que podemos cambiar la manera de hacerlos, pero no debemos tener miedo a esa apertura”. La abogada, Concepción Cuca Gamarra, Logroño 1974, antes vicesecretaria de políticas sociales y ahora nueva portavoz del grupo parlamentario popular, en sustitución de Cayetana Álvarez de Toledo, ya tenía claro en 2016 que el diálogo, la fidelidad a las siglas y la modulación en las formas, eran las mejores llaves de su caja de herramientas.

Lo dijo en el hotel Ritz de Madrid, en un desayuno de Nueva Economía Fórum cuando todavía solo era una política emergente de provincias, la alcaldesa de Logroño. Su carrera nacional empezó a tomar cuerpo en ese acto que presentó la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría y escuchó el entonces responsable de comunicación, Pablo Casado.

Gamarra, que se define como una mujer liberal sigue pensando lo mismo “Cuca es sobre todo conservadora, y liberal en algunas cosas”, precisa Tomás Santos, el exalcalde socialista al que Gamarra sucedió en 2011. “Pero el Ayuntamiento le ha enseñado que la paciencia es capital en política, y que es mejor abrir puertas que dar portazos”.

Ambos protagonizaron duros enfrentamientos, pero una cosa es la discrepancia política y otra la relación personal. El pasado día 14, el también exalcalde popular de Logroño entre 1999 y 2007, Julio Revuelta ―ahora en el Partido Riojano―, Gamarra ―alcaldesa entre 2011 y 2019―, y Santos, el alcalde de 2007 a 2011, volvieron a comer juntos, en la casa que este último tiene en la localidad riojana de Torrecilla. Mantienen vivo un “club de exalcaldes”.

“Es una mujer acalorada cuando discute, pero nunca precipitada en las decisiones”, explica el que en cierta manera fue su maestro político, Julio Revuelta. “Cuca encuentra la línea recta donde los demás solo ven un nudo”, la describe su amiga y quien ha estado junto a ella durante 16 años en el Ayuntamiento de Logroño, ocho de ellos como su jefa de comunicación, Marta Ramírez.

Los sindicatos creen, sin embargo, que esa flexibilidad y capacidad de diálogo los aplica con cuentagotas cuando se trata de los empleados del ayuntamiento. La Junta de Personal le acusó en 2017 de “inmovilismo” y “desidia” por incumplir el convenio; Los bomberos protagonizaron un largo conflicto debido a la falta de personal y las trabajadoras sociales convocaron una huelga indefinida en 2015 por lo mismo. “La alcaldesa ha exhibido algunos tics autoritarios”, critica un portavoz del sindicato mayoritario UGT. “Gamarra ya estaba con un pie en Madrid esta última legislatura”, dice.

Hija de enfermera y de gestor de empresas, la estudiante de los Agustinos de Logroño y de la Universidad de Deusto en Bilbao después, fracasó en 2017 en su intento de asaltar la presidencia del PP riojano. Perdió por 109 votos con José Ignacio Ceniceros. Y eso que contaba con el apoyo de Pedro Sanz, Pedrone como se le llamaba después de gobernar 20 años. “Representaba el aparato, y queríamos renovación”, explica un antiguo responsable de las juventudes del PP. “Cuca se puede caer, pero es una corredora de fondo”, describe Ramírez. Literal. En noviembre de ese año 2016 corrió el maratón de Nueva York. Un mes después fue elegida vicepresidenta de la Federación Española de Municipios.

Activa en las redes sociales, fue muy explícita con el extesorero del PP, Luis Bárcenas, al que llamó “sinvergüenza”. También se atreve a llamar a Vox “partido de ultraderecha”, y el 8-M encabezó la comitiva del Partido Popular en las manifestaciones cuando Cayetana Álvarez de Toledo, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, se desmarcaron. Fiel al partido, defendió la polémica medida que proponía retrasar la expulsión de las mujeres sin papeles si daban a sus hijos en adopción.

“Cuca te mira de frente, es una riojana total, hasta en lo gastronómico”, subraya Francis Paniego, el cocinero que atesora dos estrellas Michelin en El Portal de Echaurren. Tras su nombramiento le felicitó en Twitter. “Este país se merece que trabajemos juntos”, cree firmemente. Se conocieron en 2011 y ha cocinado muchas veces para ella. “Le encantó el Menú Entrañas”, una propuesta que ofrece callos y morros de buey, “Parfait de higaditos de pollo”, sesos lacados, entre otras propuestas como la torrija de cabrito y patitas de cordero. Todo ello con la firma del chef.

Y después de comer, a jugar. Cuca es una mujer de mus. Para bien y para mal.

Leave a Reply