Digitalización latinoamericana, reto impostergable

Plaza de Armas de Santiago de Chile.
Plaza de Armas de Santiago de Chile.MARTIN BERNETTI / AFP

El heterogéneo y lento proceso de digitalización en América Latina ha contribuido contundentemente a la ralentización de la recuperación económica y sanitaria de la región en medio de la crisis sanitaria de la covid-19. Problemas estructurales como la brecha en el acceso a fibra de banda ancha e Internet, como también la informalidad y precariedad económica, han limitado el efecto mitigante de innovaciones digitales en banca y finanzas, o para el desarrollo del teletrabajo en esta coyuntura crítica.

En esa línea, el informe El estado de la digitalización de América Latina frente a la pandemia del covid-19 de CAF destaca que, en Chile, apenas el 23% de la fuerza laboral cuenta con los recursos tecnológicos requeridos para el teletrabajo. Cabe resaltar que Chile lidera a la región en el Índice de Digitalización DiGiX 2019 de BBVA Research en el puesto 42 de 99 países a nivel global.

En ausencia de condiciones para el teletrabajo en una coyuntura de vulnerabilidad financiera sumada a la deficiente fiscalización laboral, la evidente respuesta ante la falta de oportunidades para el trabajo a distancia se ha traducido en una persistente exposición al SARS-CoV 2. Como consecuencia, países como Brasil, Perú o México hoy lideran la lista de Estados de América Latina y el Caribe en casos confirmados y muertes a causa del virus, que hasta la fecha ha generado ya 6,2 millones de casos y cerca de 245.000 decesos, según cifras oficiales en la región.

Asimismo, el confinamiento ha obligado a ciertos cambios de hábitos en los consumidores en el ámbito bancario. No obstante, la transformación digital de estos sectores es lenta por las deficiencias de fondo que limitan el acceso o la brecha en educación digital, como también la persistente desconfianza en el entorno online.

A nivel de usuarios, el estudio La banca digital en América Latina comisionado por Mastercard, señala que la confianza y la seguridad digital son los principales factores que requieren ser fortalecidos con urgencia. En cuanto al sector privado, de acuerdo con el informe Las oportunidades de la digitalización en América Latina frente al covid-19 de CEPAL, el uso de banca por Internet a nivel corporativo es dispar, con un 95% de empresas colombianas insertadas en la banca digital, frente al 34% de empresas peruanas o el 47% en el caso de las ecuatorianas. Tal dispersión pone en evidencia el reto que enfrenta el sector financiero para incrementar su base de usuarios digitales en la región.

En este contexto, es fundamental que el sector público y privado ofrezcan oportunidades que faciliten la inclusión digital financiera y laboral a largo plazo. Para ello, es necesario que la agenda pública digital de la región se oriente a la generación inmediata de infraestructura y acceso, que permitan el uso masivo de medios digitales. De lo contrario, la nueva tendencia digital puede tornarse en artificial y, por ende, efímera.

Álvaro Zapatel, BBVA Research.

Leave a Reply