Melilla confina a la población migrante tras detectarse un positivo por covid-19 en el centro de extranjeros

El Gobierno de Melilla ha decidido mantener confinadas, durante dos semanas, a más de 1.300 personas que residen actualmente en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) después de que se haya detectado un positivo por covid-19 en las instalaciones dependientes de la Secretaría de Estado para las Migraciones. El Ejecutivo local también ha decretado el cierre temporal de otros recursos de acogida dependientes de la administración municipal como los centros de menores de Rostrogordo y La Purísima y una de las alas de la Plaza de Toros, donde se ha aislado a varias personas como medida de precaución frente a la transmisión del coronavirus.

La orden entró en vigor este viernes, un día después de que 30 personas accediesen a la ciudad sorteando la valla fronteriza con Marruecos en un salto colectivo en el que murió un joven. Quienes consiguieron entrar pasaron a la intemperie más de 12 horas a las puertas de la Plaza de Toros. Allí conviven unas 450 personas, según el consejero de Salud Pública, Mohamed Mohamed Mohand, en camastros instalados entre los pasillos y toriles del edificio. El Gobierno de la ciudad autónoma habilitó la Plaza de Toros durante el estado de alarma como recurso temporal para acoger a marroquíes atrapados en Melilla por el cierre fronterizo que mantiene Marruecos desde mediados de marzo. Allí se han instalado migrantes y solicitantes de asilo que han entrado en la ciudad desde que se decretase el estado de alarma en marzo. Debido a la saturación del CETI, preparado para acoger a solo 782 personas, la Plaza de Toros ha acabado por convertirse en un segundo centro de acogida, pese a la precariedad de las instalaciones. “La Plaza de Toros se encuentra en una situación límite”, ha admitido el consejero, “y es por ello que la ciudad autónoma no podía asumir en las instalaciones más personas de las que tiene a día de hoy”. Según Mohamed Mohand, el Ministerio de Inclusión, a través de la Secretaría de Estado de Migraciones, se ha comprometido a reubicar, en los próximos días, a una parte de los residentes en otros recursos.

El PP regional, en la oposición, ha criticado la gestión desde Madrid y ha instado al Ministerio de Interior a reactivar los traslados a la Península y a reubicar a 500 personas en recursos fuera de la ciudad. Tanto la Secretaría de Estado como Interior han mantenido en los últimos meses su disposición para encontrar soluciones y aseguran insistentemente que se están estudiando distintos perfiles para buscar las plazas apropiadas.

En marzo, Interior cesó los traslados periódicos de residentes del CETI, un dispositivo temporal no apropiado para acoger solicitantes de asilo, a recursos pertinentes en la Península. Solo en mayo, ante las críticas de organizaciones como ACNUR o el Defensor del Pueblo que mantenían la imposibilidad de cumplir con las medidas de contención frente a la covid en un CETI saturado, Interior autorizó dos salidas que apenas han aliviado la situación ante el goteo de llegadas en los últimos meses. Según datos de Interior, entre el 15 de marzo (justo antes de decretarse el estado de alarma) y el 15 de agosto han entrado en Melilla 234 personas por tierra y otras 9 por mar.

Leave a Reply