Nuevos rebrotes en el incendio de La Palma obligan a nuevas evacuaciones

El incendio que asola el municipio de Garafía, al norte de la isla de La Palma, desde el pasado viernes evoluciona favorablemente, según ha asegurado en su cuenta de Twitter el presidente canario, Ángel Víctor Torres. “Optimismo moderado en otro día de altísimo calor y bajísima humedad en Canarias. Máxima precaución”, ha explicado en su cuenta de Twitter.

En la actualidad, 400 personas trata de controlar un perímetro de 18 kilómetros, dos focos, con más de 1.400 hectáreas afectadas, de las que 400 han quedado totalmente calcinadas, en especial matorral y pinar. Los rebrotes registrados durante la noche obligaron al 112 a confinar a la población del barrio de Santo Domingo como medida preventiva.

Los medios aéreos han retomado las descargas de agua a primera hora de la mañana, y se concentran en las zonas de Llano Negro y Lomo de Las Palomas.

La pasada madrugada, el 112 tomó la decisión de confinar a unas 300 personas del barrio de Santo Domingo ante la evolución del incendio. Algunos de estos vecinos se han trasladado al albergue instalado en el polideportivo, mientras que la población debe permanecer en la localidad hasta nuevo aviso de las autoridades.

La Guardia Civil, por su parte, ha informado de que tiene identificado el lugar exacto en el que se iniciaron las llamas y, aunque aún es pronto para determinar las causas del fuego, se ha abierto una línea de investigación.

El municipio de Garafía es conocido por albergar en su término municipal el Roque de los Muchachos, el punto más alto de la isla con 2.426 metros. En el Roque de los Muchachos se halla emplazada la sede de los telescopios del Instituto Astrofísico de Canarias (IAC). Allí se ubican una docena de telescopios, algunos de los aparatos más potentes y sofisticados para entender el universo; entre ellos, el Gran Telescopio de Canarias.

El último incendio que sufrió la isla de La Palma fue en 2016. Entonces, ardieron 4.864 hectáreas de terreno y el fuego le costó la vida a un agente forestal de la isla. El verano pasado, un incendio asoló la isla de Gran Canaria. En él se quemaron 12.000 hectáreas de la zona interior de la isla. El fuego llegó al parque natural del Tamadaba y obligó a la evacuación de más de 9.000 personas.

Leave a Reply