Todo el hotel a tiro de clic

Una mujer consulta la aplicación para reservar hoteles desde el móvil.
Una mujer consulta la aplicación para reservar hoteles desde el móvil.sebra – stock.adobe.com

Realizar el check-in desde su propio móvil y en cualquier lugar; abrir la puerta de la habitación con el mismo dispositivo con el que puede acceder a la carta del servicio de habitaciones, ordenar un bocadillo y seguir en tiempo real el estado del pedido. El coronavirus ha acelerado el proceso de digitalización del sector hotelero. “Un salto al futuro. La covid lo ha precipitado todo”, asegura Georgina Rigau, directora del proyecto James & Rita.

Desarrollada por Cloud Hospitality Services, James & Rita es una solución tecnológica “sencilla, operativa, eficiente y segura” que conecta los servicios del hotel y el cliente en tiempo real a través de una aplicación. Una plataforma que, por un lado, “favorece los procesos propios del hotel y optimiza los recursos de los departamentos de recepción, conserjería, restauración, limpieza y mantenimiento”. Y por otro, “facilita la estancia del cliente y acorta los tiempos de respuesta ante pedidos e incidencias”, explica.

Esta solución permite a los hoteles emprender la transformación digital de forma compatible con los sistemas informáticos del sector. Los empleados sólo necesitan un móvil con conexión a Internet. Igual que los clientes, que pueden instalarse la app gratis.

La solución permite desde hacer el check-in hasta abrir la habitación o pedir el desayuno

“Hay establecimientos que ya tienen implementadas soluciones tecnológicas para parte del proceso profesional, pero la nuestra lo integra todo”, destaca Rigau. “Además, con una misma aplicación, el huésped podrá hacer sus gestiones en cualquiera de los hoteles que dispongan de nuestro servicio. Que cada hotel tenga su app es insostenible”, añade.

De momento, la cadena Abba, Iberostar en México y Europa o el grupo Peralada trabajan con James & Rita. Este año ha entrado en 55 hoteles y la previsión de la compañía es alcanzar los 120. “Nuestro sector siempre ha sido muy tradicional. Vamos muy por detrás en transformación digital respecto al transporte aéreo”, apunta Jordi Mias, director del hotel Carlemany. “Disponer de un modelo con una única plataforma estándar, que sirva tanto para cadenas como para establecimientos independientes, es determinante para que el cliente entienda en qué le beneficia instalarse la app”, argumenta.

Su desarrollo ha llevado casi tres años y ha significado una inversión de un millón de euros, capital desembolsado por los fundadores. El modelo de negocio se basa en una licencia a la que se accede con una suscripción del software como servicio, sin coste de adquisición. El hotel paga dos euros por habitación y mes, un euro por los servicios que recibe el cliente, y otro euro por los de organización propia.

Leave a Reply