Gabilondo aplaza el debate sobre la moción de censura a Díaz Ayuso

José Manuel Franco y Ángel Gabilondo, en una imagen de archivo.
José Manuel Franco y Ángel Gabilondo, en una imagen de archivo.Víctor Lerena

El repunte de la pandemia del coronavirus en la Comunidad de Madrid y la problemática vuelta de los alumnos a las clases en septiembre han dejado en pausa el debate abierto en el PSOE sobre la posibilidad de plantear una moción de censura contra el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso. Aunque el secretario general del PSM, José Manuel Franco, cree que esa opción “cobra más fuerza cada día”, como aseguró en una entrevista en EL PAÍS, Ángel Gabilondo, el líder del partido en la Asamblea, prefiere ocuparse ahora de aportar alternativas para resolver los problemas sociales, económicos, sanitarios y educativos que plantea el virus. En el trasfondo, un debate: si las polémicas que protagoniza Díaz Ayuso justifican o no incluso una moción que no cuente con los votos necesarios para salir adelante, ya que Cs, socio gubernamental del PP, no apoyaría la iniciativa de la izquierda.

“No hay ningún tipo de discrepancia en el PSOE”, afirma un político al que se escucha en la dirección nacional y en la regional. “Franco expresa lo que se visualiza socialmente en Madrid: que el Gobierno hay que cambiarlo por su incompetencia. Y Gabilondo dice que por supuesto, pero que la pregunta hay que trasladársela a Cs”, añade. “El PSOE es un partido serio, alternativa de Gobierno, y no puede jugar con las acciones parlamentarias”, sigue. “Otra cosa es a largo plazo, si se mantiene este estado de cosas e incapacidad manifiesta del Gobierno de Ayuso”.

Por primera vez en su historia, la Asamblea de Madrid tiene seis grupos parlamentarios. Los tres de derechas (PP, Cs y Vox), suman cuatro votos más que los tres de izquierdas (PSOE, Más Madrid y Unidas Podemos IU Madrid en Pie). En consecuencia, PP y Cs gobiernan gracias al apoyo externo de Vox y la izquierda vive permanentemente dividida entre el anhelo de tumbar a Díaz Ayuso (PP) y la imposibilidad de hacerlo sin su socio de Gobierno, el vicepresidente Ignacio Aguado (Cs), que no muestra dudas.

“Detecto en sectores del PSOE demasiada ansiedad por gobernar y no les ha tocado”, dijo este jueves.

¿Y la opción de presentar la moción de censura para poner negro sobre blanco la crítica a Díaz Ayuso, aunque se sepa perdedora desde el inicio, posibilidad que contempla Franco?

“La moción tiene que servir para algo”, opina un interlocutor que cuenta con la confianza de Gabilondo. “Otra cosa es que sigan sin darnos información, tumbando plenos…”, añade sobre la opción de registrar la moción incluso sin opciones de ganarla, para lo que, dice, tendrían que acumularse de nuevo polémicas y desplantes.

“No es un problema de presentar la moción o no, es de hacer sólo política espectáculo o política útil”, argumenta un socialista con décadas de política madrileña a sus espaldas. “Es más fácil la primera, pero no sirve para nada”, recuerda. “Todo el mundo sabe, incluido Más Madrid, que la moción de censura es inviable en cuanto a poder ganarla. La única razón sería señalar las deficiencias del Gobierno, pero esto está ya súper señalado y es evidente incluso para una buena parte de sus votantes”, sigue. Y advierte: “En este momento la moción censura solo serviría para reforzar el gobierno de Ayuso”.

No es casual la mención al partido que fundaron Íñigo Errejón (hoy en el Congreso) y Manuela Carmena (retirada de la política activa). El PSOE ha observado cómo Más Madrid intenta hacer bandera de su oposición a Díaz Ayuso para convertirse en referente de la izquierda madrileña. Las críticas internas y externas a la estrategia de los socialistas frente a Díaz Ayuso, marcada por el tono dialogante y propositivo de Gabilondo, han sido vistas como una oportunidad por la organización que hoy capitanean Mónica García y Pablo Gómez Perpinyà.

“¿Dónde está la oposición?”. Así arranca un video promocional de Más Madrid (20 diputados) en el que se repasan sus iniciativas parlamentarias, y que ha provocado estupor en el PSOE (37 diputados y ganador de las últimas elecciones). Y responde: “Hay oposición”

En esa clave de rivalidad dentro de la izquierda han interpretado algunos socialistas la contundencia con la que se empleó su secretario general, Franco, en una entrevista con este diario (“Ante esta opacidad, cada día gana más enteros la posibilidad de presentar una moción de censura”, dijo). Una firmeza matizada posteriormente por Gabilondo.

“Estamos muy centrados en el comienzo de curso y la evolución de la pandemia”, dijo el portavoz parlamentario del PSOE en una entrevista en Telemadrid. “Siempre he dicho que la acción del gobierno es censurable, y que no se descarta la moción de censura”, siguió. “En este momento tenemos 20 días en los que nuestra preocupación es la pandemia y el comienzo de curso”.

En de abril de 2018, Gabilondo anunció una moción de censura para tumbar el Gobierno de Cristina Cifuentes en pleno escándalo del caso máster. Más de dos años después, el portavoz de los socialistas en el Parlamento regional vuelve a encontrarse ante la tesitura de plantear una votación en contra de una presidenta del PP, en este caso Díaz Ayuso.

Como entonces, el éxito de la operación depende de Cs. Un partido atrapado entre tres tensiones opuestas: la del PP (al que le une el acuerdo de Gobierno), la del PSOE (que le tienta con una moción una y mil veces rechazada) y la de Vox (que pide reducir las 13 consejerías del Gobierno para apoyar los Presupuestos y ha pedido la destitución del titular de Políticas Sociales, próximo a Aguado).

Leave a Reply