La presidenta de La Rioja saca del Gobierno al secretario general del PSOE en su tercera crisis este agosto

La presidenta del Gobierno de La Rioja, la socialista Concha Andreu, ha puesto fin a una remodelación de Gobierno que comenzó la primera semana de agosto y que se ha saldado con el cese progresivo de cuatro de sus consejeros, uno de ellos, el secretario general del PSOE riojano, Francisco Ocón. Andreu cesó el día tres al consejero de Educación Luis Cacho tras filtrarse que tenía 77 millones de euros en una Sicav. 72 horas después y en medio de una guerra abierta entre el Gobierno y el partido, dimitió “por razones personales” el consejero de Sostenibilidad y Transición Ecológica, José Luis Rubio. Este lunes Andreu ha hecho lo propio con Ocón, al cesarle como responsable de Gobernanza Pública, después de varias semanas de negociaciones y meses de discrepancias. El último cambio afecta a la consejera de Servicios Sociales, Ana Santos, y cuya salida tiene más que ver con la restructuración de departamentos debido a la pandemia.

Los enfrentamientos entre Andreu y Ocon, en la única comunidad en la que el secretario general no es ni candidato ni presidente, se han saldado en parte gracias a la participación del secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, con un acuerdo en el que Ocón sale del Ejecutivo y Andreu garantiza que no optará a la secretaría general. La presidenta ha explicado la crisis asegurando que se trata de una “reestructuración definitiva” tras un verano de “intenso trabajo de planificación” que “tiene como último fin ser más eficaces a la hora de encarar los extraordinarios retos” con la pandemia. “La ciudadanía no entendería que quienes ostentamos responsabilidades públicas no nos centrásemos en buscar y adoptar las mejores soluciones”, ha dicho.

Según fuentes del Ejecutivo, las discusiones en el seno del Consejo se parecían a veces a las del partido y llegó un momento en el que Ocón “exhibió sus galones al frente del PSOE para intentar mandar entre los consejeros socialistas”. Una tensión que empezó a canalizarse a finales de julio con la intervención del PSOE a nivel nacional. Ábalos le ofreció varias opciones para resolverlo, siempre fuera del Ejecutivo. Intentaron buscarle acomodo como delegado del Gobierno en La Rioja, pero Ocón se negó. El acuerdo definitivo firmado esta semana, y que garantiza el fin de las hostilidades, se basa en que el secretario general se ocupará del partido y Andreu del Gobierno. La presidenta ha asegurado que entre sus ambiciones no está la de hacerse con el control del PSOE riojano, sino la de “ofrecer un equipo eficaz al servicio de los ciudadanos”.

Andreu ha anunciado en una conferencia urgente que, con el objetivo de ofrecer las “mejores soluciones”, después de que, “en los últimos meses cambiara todo”, había decidido reducir de nueve a ocho consejerías. De tal manera que el departamento de Servicios Sociales que llevaba Ana Santos desaparece de nombre pero sus competencias, junto a las de Gobernanza, serán asumidas el nuevo consejero, Pablo Rubio. Los cambios no se acaban ahí.

Fuentes del Gobierno de La Rioja creen que a partir de ahora la relación de la presidenta con el PSOE va a seguir siendo estrecha. “Andreu es una mujer de partido que ha prometido lealtad a su secretario general. Pero se había creado una bicefalia artificial que empezaba a afectar a la efectividad del Ejecutivo”, aseguran estas fuentes. De los ocho consejeros de La Rioja cinco son afiliados del PSOE, una es de Podemos y otros dos son independientes.

El “nuevo orden” en La Rioja, como ha explicado la presidenta, deja la Consejería de Hacienda y Administración Pública como estaba, en manos de Celso González que, además de sus actuales competencias, tendrá las de Función Pública y Servicios Jurídicos. Pablo Rubio estará al frente de la Consejería de Gobernanza Pública y Servicios a la Ciudadanía que cambia sus competencias y tendrá Política Local, Justicia e Interior, Servicios Sociales, Dependencia, Discapacidad y Mayores, además de coordinar las relaciones con el Parlamento.

La consejera de Salud seguirá siendo Sara Alba, también portavoz del Gobierno, y tendrá, además de sus actuales competencias, las de Emergencias y Protección Civil y Portavocía del Gobierno. El consejero de Desarrollo Autonómico, Jose Ignacio Castresana, sumará el área de Políticas Activas de Empleo. El consejero de Educación, Cultura, Deporte y Juventud será Pedro Uruñela; el de Sostenibilidad, Alejandro Dorado Nájera; y de Agricultura, Ganadería, Territorio y Población, Eva Hita. La hasta ahora consejera de Participación, Cooperación y Derechos Humanos, Raquel Romero, pasa a ser consejera de Igualdad, Participación y Agenda 2030, que sumará las competencias de igualdad, transparencia y Agenda 2030.

Andreu ha asegurado que se trata de una “reestructuración definitiva” tras un verano de “intenso trabajo de planificación” que “tiene como último fin ser más eficaces a la hora de encarar los extraordinarios retos” con la Pandemia. Con respecto a que ya no haya Consejería de Servicios Sociales ha dicho que “no se sustituye la Consejería, se le da todavía más importancia de la mano del consejero Pablo Rubio”.

Leave a Reply