Los dividendos de empresas sufren entre abril y junio la mayor caída desde que hay registros

2020 será un mal año para los accionistas de empresas que buscan, además de la revalorización directa de sus inversiones, una jugosa rentabilidad por dividendo. La retribución global al accionista sufrió un descalabro del 20% anual en un segundo trimestre marcado por los confinamientos, en el que es el mayor descenso desde que la gestora de activos Janus Henderson empezó a publicar el índice, en 2009. El recorte fue generalizado en todo el mundo salvo en América del Norte (+0,1%), donde el empuje de los beneficios repartidos por las empresas canadienses contuvieron la sangría. De entre los grandes países europeos, la caída fue especialmente acusada en España (-70%) y Francia (-57%), que arrastraron a Europa (sin el Reino Unido) al farolillo rojo mundial: -40%.

El segundo trimestre suele ser el momento elegido por las compañías europeas para distribuir sus beneficios: las dos terceras partes de los dividendos repartidos en el Viejo Continente se concentran entre los meses de abril y junio. Pero en este 2020 atravesado por el coronavirus, que ha asestado un profundo tajo en las cuentas de resultados empresariales de prácticamente todos los sectores y ha obligado a las empresas a resguardar aún más su bien más preciado en tiempos convulsos —la caja—, la historia es diferente. Más de la mitad de las empresas europeas, el 54%, optó por recortar en algún grado su retribución a los accionistas. Y las dos terceras partes de esas firmas tomaron una medida aún más drástica: cancelarla hasta nueva orden.

Los bancos, que se han visto obligados a anular por completo la dispersión de beneficios hasta 2021 por imperativo del Banco Central Europeo (BCE), supusieron casi la mitad del descenso registrado en el segundo trimestre, seguidos por las empresas de consumo, que sufrieron un desplome inédito en las ventas en los meses en los que la economía tuvo que echar el cartel de “cerrado”.

En la Europa continental, tras el acusado descenso registrado en España —donde el peso de la banca es elevado y la cancelación del dividendo de Inditex ha pasado una gran factura— y Francia —donde ocho de cada 10 firmas optaron por reducir o cancelar íntegramente los repartos, especialmente aquellas que operan en los sectores industrial y de consumo—, Italia (-57%) y Países Bajos (-53%) completan el cuadro de las mayores caídas entre las grandes economías.

Hay, sin embargo, cosas que no cambian año tras año: la suiza Nestlé y la minera británica-australiana Rio Tinto se mantuvieron como las cotizadas que más dividendos repartieron en el segundo trimestre del año, seguidas por China Mobile, la aseguradora alemana Allianz y la farmacéutica francesa Sanofi. El top 10 mundial lo completan Microsoft, la teleco estadounidense AT&T, la petrolera Exxon, Toyota y Apple.

“Solo los sectores de atención sanitaria y comunicaciones resistieron a los recortes”, constatan los analistas de Janus Henderson, que calculan en entre un 17% (en el mejor escenario) y un 23% (en el peor escenario) el descenso anual de los dividendos repartidos a escala global durante todo 2020 y que ven en América del Norte —donde pronto empieza la temporada de anuncios de repartos para el cuarto trimestre— “la mayor incertidumbre”. Se cumplan o no las previsiones más pesimistas, el mundo asistirá este 2020 al “peor resultado para los dividendos desde la crisis financiera global” de 2008 y 2009 pese a la inercia de los tres primeros meses del año, cuando la presencia del virus en los principales países occidentales aún era mínima y ni se intuía lo que estaba por venir: una “asombrosa perturbación en el día a día de los ciudadanos de todo el mundo que ha tenido un impacto dramático en los dividendos”.

Leave a Reply