Un Doncic mágico revienta a los Clippers con una formidable exhibición

Medio cojo y sin la ayuda del segundo a bordo, Kristaps Porzingis, Luka Doncic brindó una exhibición para la historia. La remató con el triple sobre la bocina de la prórroga que dio el triunfo a Dallas Mavericks (135-133) e igualó a dos la serie ante los Clippers.

La crítica situación para los Mavericks, el mal estado físico del base esloveno, mermado por el esguince en el tobillo izquierdo que sufrió en el tercer encuentro disputado dos días antes, y el desarrollo del partido en que los Clippers llegaron a dominar por 21 puntos, se conjugaron para hacer si cabe más memorable su actuación. Obtuvo otro triple doble excepcional: 43 puntos, 17 rebotes y 13 asistencias. Solo Oscar Robertson y Charles Barkley habían firmado triples dobles superiores a los 40 puntos, 15 rebotes y 10 asistencias. “Su juego es 6 G, es otro nivel, más allá de lo que la mayoría de gente puede ver. Su partido ha sido de otro planeta”, declaró el entrenador Rick Carlisle.

Los Clippers se turnaron en su marcaje. Pero nadie pudo con él. Tiró de su equipo y manejó el ritmo de juego y las acciones ofensivas con un aplomo y efectividad que, a sus 21 años y en su segunda temporada en la NBA, no dejan de sorprender por más que se repitan día tras día.

Los Clippers aprovecharon la ausencia de Porzingis, con molestias en la rodilla derecha, entraron con fuerza en el partido y marcaron diferencias. Pero la renta de 21 puntos que llegaron a tener se esfumó en un tercer cuarto formidable de los Mavericks, con un parcial de 35-19.

Tim Hardaway, Seth Curry y Trey Burke, un jugador que tras un breve paso por los Sixers regresó a Dallas poco antes de que empezaran los partidos en la burbuja de Disney World, se sumaron al espléndido partido de Doncic. Resistieron cuando el esloveno descansó en el banquillo recibiendo constantes masajes en su tobillo maltrecho. Los Mavericks remontaron y llegaron a dominar por 12 puntos, pero los Clippers se rehicieron al final del partido y con una canasta de Kawhi Leonard y dos tiros libres de Lou Williams igualaron a 121 a falta de 50 segundos para el final. El marcador no se movió y fue necesaria la prórroga.

La secuencia del último minuto de la prolongación supuso la culminación del festival de Doncic. A falta de un minuto, Lou Williams adelantó a los suyos (128-130). Dos canastas consecutivas de Doncic pusieron a los Mavericks por delante (132-130). A 9 segundos para la conclusión anotó Marcus Morris (132-133). A 3.7 segundos, Reggie Jackson le hizo falta a Doncic, pero los Mavericks no estaban en bonus y tuvieron que sacar de banda. Recibió Doncic, se fajó del marcaje de Jackson y clavó el triple sobre la bocina (135-132).

El colosal partido de Doncic fue respaldado por los 25 puntos de Trey Burke, los 21 de Tim Hardaway y los 15 de Seth Curry. Fueron imprescindibles para hacer frente a la ofensiva de los Clippers comandada por los 32 puntos y 9 rebotes de Leonard, los 36 de Lou Williams, los 15 de Zubac y los 14 de Reggie Jackson. Paul George no atraviesa por un buen momento y con una serie de 3 de 14 y seis triples fallados y solo uno convertido se quedó en 9 puntos.

Los Celtics barren a los Sixers

Los Celtics disputarán las semifinales de la Conferencia Este después de barrer (4-0) a los Sixers. Los de Boston ganaron el cuarto partido por 110-106. Kemba Walker, con 32 puntos, y Jayson Tatum, con 28, comandaron el pase de los Celtics a la siguiente ronda, a pesar de la lesión de Gordon Hayward, que abandonó la burbuja de Disney World mientras sigue su proceso de recuperación. La consistencia del juego de equipo de los Celtics marcó diferencias en un partido muy duro en el que Tobias Harris tuvo que estar varios minutos en el banquillo para recuperarse de una contusión en la cara. Cuando regresó, los Sixers ya perdían por 96-79. Los árbitros señalaron faltas técnicas a su entrenador, Brett Brown, a Harris y Josh Richardson, y también al escolta de los Celtics, Marcus Smart. Los 30 puntos y 10 rebotes de Joel Embiid y los 20 puntos de Tobias Harris solo sirvieron para apretar el marcador en los minutos finales.

Leave a Reply