Casado acusa a Sánchez de “dejación de funciones” y “escabullirse” en las autonomías

Pablo Casado ha acusado a Pedro Sánchez de “dejación de funciones” y de “escabullirse de sus responsabilidades” tras descargar en las comunidades autónomas la responsabilidad de la gestión de la crisis del coronavirus, incluida la posibilidad de solicitar la aplicación del estado de alarma en un territorio. El líder del PP ha reprochado al presidente del Gobierno que “se parapete en un conflicto competencial y una supuesta laguna legal” para ceder la iniciativa a las comunidades. Los populares ven muy difícil que alguna autonomía acepte la oferta del Ejecutivo.

El PP votó a favor del estado de alarma en las tres primeras ocasiones que se debatió en el Congreso entre marzo y abril. En la cuarta prórroga se abstuvo y votó en contra de las dos últimas con el argumento de que existían otros mecanismos jurídicos para tomar medidas excepcionales. “Hay un punto intermedio entre lavarse las manos y recurrir al estado de alarma”, reiteró ayer en una comparecencia improvisada en el Congreso.

La principal objeción que Casado puso a la propuesta del Gobierno de estados de alarma selectivos es su viabilidad. Cada vez que la solicitase una comunidad se tendría que debatir y votar en el Parlamento. “No tiene ningún sentido, ¿cada vez que haya un rebrote vendremos al Congreso? ¿Y si lo hay entre comunidades limítrofes?”, ha observado. Casado no ha aclarado cuál sería la posición del PP si una de sus comunidades se decidiera por el estado de alarma. Fuentes de la dirección del PP no ven factible que ningún presidente autonómico vaya a solicitar una medida tan excepcional por el coste político que supondría. Sánchez garantizó este martes a quienes lo demanden los votos de los partidos del Gobierno en el Congreso, con independencia de la fuerza política a la que perteneciera el presidente interesado.

El líder de la oposición mantiene que existe legislación básica “suficiente para asumir el mando único sanitario”. Según Casado, las leyes generales de sanidad y sanidad pública, así como la de cohesión y calidad del sistema nacional de salud ya permiten al Gobierno el mando sanitario único. A su vez, las leyes de seguridad nacional, de protección civil y de medidas especiales en materia de salud pública permitirían la limitación de la movilidad, una tesis que el PP viene defendiendo desde hace semanas, pero que es muy cuestionada por la mayoría de juristas.

Casado ha recordado que el PP ha registrado una proposición de ley para modificar la ley orgánica de 1986 sobre medidas especiales en materia de salud con el fin de adaptar las limitaciones de movilidad sin tener que recurrir al estado de alarma. Fuentes de la dirección popular afirman que si el Gobierno lo considerase necesario, en dos semanas se podría modificar en el Congreso la legislación necesaria. El presidente del PP ha asegurado su apoyo a esas posibles modificaciones legales por el método de urgencia y achacó al Ejecutivo “imprevisión” e “indolencia”.

Casado no ha aclarado cuál sería la posición del PP si un territorio se decidiera por el estado de alarma. Fuentes de la dirección del PP no ven factible que ningún presidente autonómico vaya a solicitar el estado de alarma por el coste político que supondría. Sánchez ha garantizado los votos de los partidos del Gobierno en el Congreso, con independencia del partido al que perteneciera el líder territorial interesado. “Ahora mismo España no tiene a nadie al timón. Hay una ausencia absoluta de liderazgo”, ha sentenciado Casado.

El ofrecimiento de Sánchez tampoco ha sido bien recibido por Ciudadanos, que en las últimas semanas ha ido arrinconando a ERC como socio preferente para sacar adelante los Presupuestos. “España necesita una estrategia nacional frente a la segunda ola de la pandemia y no 17. Hace falta más liderazgo y coordinación por parte del Gobierno. Para salvar vidas y empleos debemos huir de las luchas partidistas e ir todos a una, juntos frente al enemigo común”, ha defendido Inés Arrimadas, la líder del partido, en una crítica compartida por otros barones regionales de Ciudadanos. El vicepresidente de Castilla y León, Francisco Igea, ha criticado de la misma manera que el presidente del Gobierno ofrezca a las comunidades “una herramienta que ya existía”. “La ley del estado de alarma prevé esta declaración para problemas que no vayan más allá de la propia comunidad autónoma. No es el caso”, ha concluido.

Ayuso como ejemplo pese a las estadísticas

Madrid encabeza los peores registros de la pandemia, con 768 de los 2.415 casos las últimas 24 horas. La incidencia acumulada (casos por 100.000 habitantes) en los últimos siete días es de 213,30, la mayor de España, muy por encima de la media estatal (90,29). La más baja es la de Asturias (21,61). Aun así, Casado ha incluido a Madrid entre las comunidades del PP que “han ido por delante” del Gobierno. “Sánchez ha garantizado que los colegios van a ser entornos seguros. ¿Cómo lo va a garantizar?”, ha cuestionado Casado. ”Los colegios van a ser los lugares más seguros”, afirmó casi al mismo tiempo la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

Leave a Reply