Messi comunica que quiere dejar el Barça

Messi, durante el partido ante el Bayern.
Messi, durante el partido ante el Bayern.

Lionel Messi ha comunicado este martes al Barcelona que quiere abandonar el club. El rosarino envió un burofax al Barça para activar la cláusula que le permitía salir del club a final de cada temporada, según adelantó el medio argentino TyC Sports y confirmó este periódico. El argentino tenía tiempo para activarla hasta el 31 de mayo, lo que se entendía como el final de la temporada 2019-2020. Sin embargo, como la campaña se prolongó hasta el pasado fin de semana, con la final de la Champions, el delantero entiende que puede hacer uso de la cláusula en este momento. En la última renovación de su contrato, en 2017, Messi se reservaba la posibilidad de abandonar el club a final de cada curso. Y, de esa manera, quedaba sin efecto la cláusula de rescisión de su contrato cifrada en 700 millones. Messi llegó al Barcelona con 13 años. Debutó en el primer equipo con 17 años en el derbi ante el Espanyol. Ha jugado 737 partidos, ha marcado 634 goles y ha conquistado 34 títulos, entre ellos 10 ligas y cuatro Champions. Es el máximo goleador de LaLiga y de la historia del Barcelona.  

El pasado jueves, Messi se reunió con Ronald Koeman, fue el primer contacto entre el capitán y el nuevo entrenador. “Nunca le mientas a Leo. Tienes que ser honesto con Messi porque si no es peor”, le advirtieron desde la directiva del club al holandés antes de su encuentro con el argentino. Koeman le comunicó a Messi sus planes, entre los que estaban prescindir de sus amigos Luis Suárez y Arturo Vidal. El caso del uruguayo es todavía más significativo por la estrecha relación que tiene con el 10.

Messi no quedó conforme con el encuentro con Koeman. Y, una vez finalizada la reunión, Messi le advirtió a su gente de confianza en el vestuario que estaba más cerca que nunca de dejar el club. Ya había meditado abandonarlo en 2013 y en 2016. En la primera oportunidad fue Tito Vilanova el que lo convenció de que no lo hiciera. En 2016, después de tener muy avanzada su incorporación al Manchester City de Pep Guardiola, el 10 se arrepintió.  

Esta vez, Messi está decidido. La temporada fue demasiado convulsa para el rosarino. El año se torció cuando el club decidió prescindir de Ernesto Valverde, con quien tenía una muy buena relación. Se enfrentó al entonces director deportivo, Eric Abidal, después de que el francés acusara a la plantilla de holgazanería con el Txingurri. “Qué dé nombres porque sino nos ensucia a todos”, se quejó en las redes sociales. No mejoró su estado de ánimo cuando la Cadena Ser desveló el Barça había contratado a una empresa para que difamara a jugadores y a la oposición. “Veo todo muy raro”, se sorprendió Messi.

Leave a Reply