Urkullu evita dar detalles sobre el pacto de Gobierno para no dañar las negociaciones

El lehendakari Íñigo Urkullu no quiere dañar las negociaciones entre el PNV y el PSE para cerrar un Gobierno de coalición. El presidente en funciones no ha dado un solo detalle de las conversaciones y salvo emplazar a las delegaciones del PNV y del PSE a cerrarlo esta misma semana, ha evitado cualquier referencia a la estructura del acuerdo o a los desacuerdos, y tampoco en torno a la futura composición de su gabinete. “Todo aconseja que esta misma semana cerremos el acuerdo”, ha asegurado este martes durante una conferencia de prensa, pasando por encima de la cuestión y consciente de que las fechas apremian. El viernes es el último día para presentar su candidatura y el jueves de la semana próxima será el pleno de investidura. El inminente acuerdo facilitará a Urkullu la tercera legislatura al frente del Gobierno, la primera con mayoría absoluta.

“Estamos trabajando en las bases programáticas”, ha dicho, consciente de que la redacción del acuerdo definitivo se está complicando, precisamente, a la hora de pactar las desavenencias que se pueden producir a lo largo de la legislatura y el método para resolverlas. Pero a partir de ahí ni un solo detalle. “No voy a hacer ningún tipo de cábala ni conjetura” ha cortado. “Es lógico que me pregunten, pero entenderán también lógica mi respuesta, no voy a decir nada”, ha repetido.

Tampoco ha dado su opinión sobre la posibilidad de que la secretaria general de los socialistas vascos, Idoia Mendia forme parte de su próximo equipo. Corresponde a los partidos políticos “designar, en su caso, a sus representantes en lo que pueda ser la conformación del Gobierno”. “Espero que entiendan que, desde el respeto a lo que es la situación actual y a cada una de las personas que integran este consejo de Gobierno, yo no me pronuncie sobre cábalas que tengan que ver con la composición del nuevo”, ha zanjado.

Urkullu comparecía por el primer Consejo de Gobierno tras el periodo estival. La cita, en el palacio Miramar de San Sebastián, tradicionalmente da inicio al nuevo curso político. En su intervención inicial ni siquiera se ha referido al asunto. Ha optado por explicar las actuaciones de su Ejecutivo en la lucha contra el coronavirus y en cómo están paliando las consecuencias en materia laboral social y económica. De hecho, el bloque central del acuerdo de Gobierno se centra en esas materias. Los dos partidos coinciden en que esta legislatura será la del empleo y de la reactivación económica, la de la lucha contra la Covid-19.

Íñigo Urkullu, ha defendido la actual coordinación y “comunicación permanente” que existe entre los Gobiernos vasco y central para hacer frente a la segunda oleada de la pandemia del covid-19, y ha dejado caer que con ese nivel de interlocución y con la coordinación con otras comunidades autónomas se puede hacer frente a la pandemia “sin necesidad de otro tipo de figuras”. Aunque no lo ha dicho Urkullu se refería a la posibilidad de que la administración central retome el mando único para luchar contra los cada vez más numerosos focos de contagios que se están produciendo en España. “La capacidad de nuestro sistema de salud está más que garantizado, estamos muy lejos de marzo abril o mayo”, ha dicho. Pero a renglón seguido ha advertido: “De nada servirán todos los esfuerzos si no asumimos un compromiso personal y colectivo, porque esto va para largo y la crisis santitaria va a dar paso a una crisis económica, social y emocional”.

También ha anunciado que el próximo viernes se harán públicas las medidas adoptadas para la vuelta presencial a las aulas. “Es necesario el retorno a las aulas y trabajamos para hacerlo con todas las garantías”, ha dicho. “Elaboramos un protocolo, hemos estudiado las medidas en otros países, y vamos a fortalecer a los centros como lo necesiten, ha explicado.”

Leave a Reply