El Ejecutivo constata la falta de respaldo a su plan municipal

El PSOE constató este martes en la Diputación Permanente que el decreto del Ministerio de Hacienda para la utilización de los remanentes de los Ayuntamientos concita la oposición unánime de todos los grupos parlamentarios, salvo el suyo, pero incluso también el de su socio en el Gobierno, Unidas Podemos. El rechazo generalizado apunta a que el Ejecutivo no podrá lograr que la norma sea convalidada por el Parlamento, como es preceptivo.

La Diputación Permanente aprobó por unanimidad la comparecencia urgente de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que tendrá que acudir al Congreso en los próximos días para escuchar a los grupos pedirle que retire su plan y vuelva a buscar un acuerdo que satisfaga a todos. Este martes, todos salvo el PSOE cargaron contra la iniciativa y pidieron a la ministra que rectifique, con la relevante intervención de Jaume Asens, del grupo confederal de Unidas Podemos, que manifestó sus “reservas” al acuerdo y lo definió como un pacto “poco coherente con el acuerdo del Gobierno de coalición”. “Recentralizar y tutelar a los Ayuntamientos como si fueran menores de edad es poco coherente”, se quejó Asens, portavoz de En Comú Podem, un grupo político que ya había adelantado su voto en contra, pero que deja solos a los socialistas en defensa de su plan.

La comparecencia de la ministra de Hacienda salió adelante también con el apoyo del PSOE, pero los socialistas se reafirmaron en que “se trata de un buen acuerdo, extraordinariamente respetuoso con la autonomía local”, según expresó la diputada Susana Sumelzo, que también cargó contra el PP por haber “creado el problema” con la regla de gasto aprobada mientras gobernaban los populares.

El Congreso dio luz verde además a la comparecencia de la ministra de Educación, Isabel Celáa, sobre la vuelta a las aulas, y rechazó las peticiones de comparecencia urgente del PP de otros cuatro ministros —Asuntos Exteriores, Industria y Turismo, Seguridad Social y Sanidad— y del presidente del Gobierno; aunque varios de ellos, como el de Sanidad, Salvador Illa, comparecerán a petición propia la primera semana de septiembre.

Durante la sesión, la mayoría de los grupos manifestó su preocupación por la situación de la pandemia, que fue objeto además de reproches al Gobierno por parte de los partidos de la derecha. PP y Ciudadanos acusaron al Ejecutivo de “marcharse de vacaciones sin un plan” para evitar una segunda ola y de “centrifugar su responsabilidad en las comunidades autónomas, sin coordinar” la respuesta, según la queja expresada por el diputado del PP José Ignacio Echániz.

Leave a Reply