El otro sueño del PSG

No pudo ser en Lisboa, donde el PSG de Neymar y Mbappé tropezó el pasado domingo en la final de la Champions contra el Bayern de Hans-Dieter Flick, un equipo coral y estético en el que sobresalen casi todos, desde Manuel Neuer hasta Robert Lewandowski. Pero el sueño del jeque catarí Nasser Al-Khelaifi, presidente del club parisino, de alzar por primera vez el mayor trofeo continental todavía se puede cumplir este verano en el País Vasco, donde el conjunto femenino de la entidad se enfrenta este miércoles en las semifinales de la Liga de Campeones, en el estadio de San Mamés, al Olympique de Lyon (20.00, Gol TV), un equipo supremo que ha ganado las últimas cuatro ediciones de la competición—en total ha conseguido seis títulos— y ha conquistado 14 Ligas francesas consecutivas.

El Lyon ha sido durante estos últimos años el anatema de casi todos los clubes de Europa, pero sobre todo del PSG, que ha sufrido su jerarquía también en las competiciones francesas, en especial en la última década. Las parisinas solo han podido levantar en su historia dos títulos —la Copa francesa de 2010 y la de 2018— debido al dominio de sus vecinas del este, a las que no vencen desde hace más de dos años. El absolutismo ha sido tal que ya acumulan una ristra de subcampeonatos en la Division 1 Féminine: en ocho ocasiones quedaron segundas, siempre tras la estela del Lyon. En la Copa también cuentan con tres subcampeonatos después de caer ante sus compatriotas, y en la Champions perdieron en la final de 2017 en los penaltis. La última vez que les ganaron, en la final de la Copa de 2018 disputada el 31 de mayo de ese año, lograron el triunfo con una actuación formidable de la portera, la chilena Christiane Endler, y un gol de la delantera francesa Marie-Antoinette Katoto.

Tanto Katoto (21 años) como Endler (29), que evitaron hace dos años que el Lyon sumase su tercer triplete consecutivo al birlarle la Copa, volverán a estar este miércoles en la alineación de Olivier Echouafni. “Veo un puntito de mejora en el PSG. Ha llegado bien y ha fichado a jugadoras que le han dado ese plus. Es un equipo muy vertical, que vive en transiciones y pone un ritmo muy alto al partido. Creo que va a estar muy igualado”, valora Sonia Bermúdez, exjugadora y máxima goleadora de la historia del Barça. Su opinión se asemeja a la de la gallega Vero Boquete, 62 veces internacional con España y actual jugadora de Utah Royals: “Para mí está 50-50. Porque es una semifinal a solo un partido y porque realmente creo que las diferencias entre el Lyon y el PSG y el resto de equipos se han reducido mucho, y más con las bajas que tiene el Lyon”.

Boquete se refiere a la ausencia, sobre todo, de la delantera estrella Ada Hederberg (25 años), que no podrá jugar al estar aún en la recta final de su recuperación después de romperse en enero el ligamento cruzado de la rodilla. La noruega, que se llevó el primer Balón de Oro de la historia del fútbol femenino en 2018, es la máxima goleadora de la Champions con 53 tantos en 50 partidos, unos registros incluso mejores que los de Cristiano Ronaldo y Leo Messi en el fútbol masculino. En la final de año pasado, por ejemplo, marcó tres goles al Barcelona en solo 30 minutos. Tampoco estará esta noche en San Mamés la defensa francesa Mbock Bathy, lesionada en el tendón de Aquiles, y es duda la capitana de la selección francesa, la centrocampista Amandine Henry, que en el partido de cuartos de final ante el Bayern se retiró lesionada en el descanso con problemas en un gemelo.

El PSG, sin embargo, llega al partido —en la final espera el Wolfsburgo, que este martes ganó 1-0 al Barça— con toda la plantilla sana bajo la capitanía de la defensa española Irene Paredes y con la herida que supuso la derrota el pasado 9 de agosto en la final de la Copa francesa ante el Lyon. Tras empatar a cero durante los 90 minutos, el partido se decidió en los penaltis. En la tanda, Endler detuvo el cuarto lanzamiento del Lyon. Con la posibilidad de adelantar a su equipo, ella misma lanzó la cuarta pena máxima, pero estrelló el balón en el larguero. Aunque la igualdad durante todo el encuentro fue máxima, perdieron en el último suspiro, tras fallar también el quinto intento. Esta semana lo ha resumido con sencillez Corinne Diacre, actual seleccionadora francesa: “Va a ser un partido áspero, igualado, porque todas se conocen muy bien”.

Leave a Reply